J.T. Realmuto / Foto @phillies

Esta historia ya la vivimos. Los súper favoritos Astros se enfrentan a un equipo destinado a la derrota, pierden el primer juego con su as en la lomita y colapsan en la Serie Mundial.

Bueno, eso último todavía no ha sucedido…

La historia del clásico de otoño disputado en 2019 entre Houston y Washington es una lección mucho más viva y presente para los favoritos en este duelo final de la MLB que aquella clamorosa victoria de 2017, cuando sí se llevaron el anillo de campeón.

Aquella vez, en 2019, fue Gerrit Cole. Ahora, Justin Verlander.

Los Nacionales fraguaron su conquista de hace tres años a partir de esa primera sorpresa. Y estos Filis buscan lo mismo hoy, aunque ya su irreverencia no sorprenda a nadie.

La Serie Mundial de 2022 comenzó este viernes de la peor manera que podía empezar para los campeones de la Liga Americana. Y resultó un golpe magistral para sus oponentes de la Nacional.

La magia de las series cortas –a veces blanca, a veces negra– obró su parte. Verlander es el candidato casi unánime a llevarse el Premio Cy Young y sigue sin sumar victorias en series mundiales. Un manager capaz de evolucionar para adaptarse con éxito al beisbol moderno decide volver a ser el que era hace 20 años. Y un fildeador tenido como pésimo hace la jugada de la noche, para evitar el triunfo de los texanos y allanar la victoria de los cuáqueros.

Lo mejor que podían hacer los Filis era pegar primero, para arrebatarle a sus oponentes la ventaja de campo y sembrar un efecto sicológico.

Lo peor que podían hacer los Astros era dejarse arrebatar el primero.

Pésimo momento para perder el invicto que traían en los playoffs.

Cada duelo tiene dos bandos y el de Filadelfia hizo bien lo que tenía que hacer.

Su alineación explosiva remontó un juego que perdía 5 carreras por 0 ante un Verlander que retiró los primeros tres actos sin contemplaciones.

Ningún equipo en dos décadas había levantado una pizarra así en el Clásico de Otoño. El último, en 2002, fue Anaheim ante San Francisco, unos Gigantes dirigidos por… Dusty Baker.

Baker no debería ser cargado con toda la responsabilidad por este tropiezo. Cayó porque Filadelfia es una escuadra resiliente, porque J.T. Realmuto estaba en su mejor día con el madero y porque Nick Castellanos decidió que podía hacer la atrapada del mes, porque no tenía más opción que lanzarse para decapitar ese elevado de Jeremy Peña que los iba a dejar en el terreno.

Puede que el piloto no sea culpable de todo. Pero ningún estratega debe estar en el centro del debate cuando se cede un compromiso tan importante. Y él lo está.

Primero, porque dejó demasiado tiempo a Verlander, esperando que volviera a ser Verlander y retomara el buen camino. Mala decisión. Cuando el as terminó su recorrido, ya el choque estaba empatado y los visitantes pisaban el terreno que querían pisar.

Rob Thompson dirigió como se debe dirigir el beisbol moderno en los cotejos de vida o muerte. Se llevó a su as Aaron Nola cuando era obvio que debía irse, sin crédulos votos de confianza. Usó al venezolano José Alvarado a medio camino, cuando supo que el verdadero salvado era en ese momento, cuando había que evitar que los Astros anotaran otra vez. Y de nuevo empleó como relevista corto al también venezolano Roger Suárez, el tercer integrante de su rotación de abridores.

Baker, en cambio, perdió sin haber usado a sus mejores armas. Prefirió a su abridor venezolano Luis García como relevista en el décimo, en vez de seguir usando a los especialistas que le quedaban en el bullpen. Y Realmuto dio el batazo decisivo.

Estos Filis llegaron de último a la fiesta, con menos ganados que todos los clasificados a los playoffs. Pero ya han dado tres sonoros puñetazos sobre la mesa.

El cuarto puede ser este: ganar la Serie Mundial a un elenco considerado amplio favorito. Todavía falta camino. Pero los Astros saben ya que no tienen margen de error, si quieren evitar que se repita la historia que vivieron y sufrieron en 2019, ante los Nats.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *