Fernando Tatis Jr. representaba todo lo bueno que la MLB quería ofrecer a los aficionados de siempre y a aquellos jóvenes que pudieran sentirse tentados a perderse en las redes sociales, los videojuegos y ligas profesionales diferentes, como la NBA.

El astro dominicano lo tuvo todo a sus pies. Grandeliga de rotundo éxito siendo todavía jovencísimo. Figura central de un equipo asentado en una ciudad profundamente multicultural. Multimillonario a los veinte. Hijo de un grande del diamante. Orgullo de loos fanáticos de su país.

Todo eso se sacudió este viernes, con consecuencias que posiblemente perseguirán a Tatis hasta más allá de su retiro del beisbol.

El slugger de los Padres de San Diego fue suspendido por haber violado la política antidopaje de la MLB. Durante 80 juegos deberá faltar al terreno, en castigo por haber consumido esteriores, una sustancia prohibida en el deporte de alta competencia por su capacidad para crear músculo de manera artificial y por los riesgos de salud que representa su ingesta continuada.

Tatis es un toletero espectacular, que firmó un contrato récord por 14 temporadas y 340 millones de dólares. Fue el líder jonronero de la Liga Nacional en 2021, con 48 bombazos, a pesar de solamente disputar 130 compromisos. Era la última pieza que esperaban los Padres para completar un equipo de ensueño en esta recta final.

Todo se derrumbó de golpe, al aparecer rastras de clostebol en la orina del jugador, quien se encontraba en los últimos días de su rehabilitación en las Ligas Menores.

Pasó del cielo al suelo en un segundo. Tatis debería estar haciendo maletas para regresar triunfal a la Gran Carpa. Y en cambio, ya no podrá ver acción hasta algún momento de 2023 que todavía está por determinar.

La reacción en las redes ha sido dura. El toletero derecho, a fin de cuentas, se perderá toda esta campaña, en la que había comenzado inactivo porque sufrió un accidente de motocicleta durante la pausa entre torneos. Y ahora muchos recuerdan las ya polémicas decisiones que ha tomado, no solo arriesgar su físico en una moto, sino también el tiempo que antes perdió por no querer operarse un hombro y esto de consumir un medicamento prohibido para supuestamente tratarse una infección en la piel.

Ni siquiera su equipo le apoya abiertamente.

«Se trata de alguien en quien la organización ha invertido tiempo y dinero», recordó el gerente general AJ Preller delante de MLB.com y otros medios de comunicación. «Estoy seguro de que está muy decepcionado. Pero al final del día, una cosa es decirlo. Tienes que empezar a demostrarlo con tus acciones».

Y las acciones no lo han demostrado, visto lo sucedido. Fanáticos y periodistas afirman que han sido sus malas decisiones las que han causado una cadena de infortunios. Un reporte de ESPN destaca que en sus años en la MLB apenas ha disputado 273 de 546 juegos posibles en rondas regulares con San Diego. Eso es la mitad del tiempo inactivo, exactamente.

Todo eso parecía simple mala suerte antes de 2022. Tras el episodio de la motocicleta y los esteroides, el sentimiento es diferente. Perderá alrededor de 3 millones de dólares por la suspensión. Pero quizás los Padres hayan perdido todo el chance que tenían de disputar la Serie Mundial. Y él habrá recibido unos 3 millones de dólares por no disputar ni un juego arriba en este campeonato.

«Estamos sorprendidos y extremadamente decepcionados», publicó su equipo en un comunicado oficial.

PALABRA DE TATIS

Tatis dio a conocer su propio comunicado a través de la Asociación de Peloteros.

«Resulta que, sin darme cuenta, tomé un medicamento para tratar una infección y contenía Clostebol», señaló el pelotero. «Debería haber usado los recursos disponibles para asegurarme de que no hubiera sustancias prohibidas en lo que tomé. No lo hice».

«Quiero disculparme por mi error con (el dueño del equipo) Peter (Seidler), con AJ (Preller), con toda la organización de los Padres, mis compañeros de equipo, Major League Baseball y los fanáticos de todas partes. No tengo excusa para mi error. Nunca haría algo para engañar o faltarle el respeto a este juego que amo. Me han realizado innumerables pruebas de drogas a lo largo de mi carrera profesional, incluso el 29 de marzo de 2022. Todas cuales han arrojado resultados negativos, hasta esta prueba».

Tatis era una de las caras más representativas de la nueva generación de bigleaguers, esos que juegan como estrellas y parerecen divertirse como niños. Era alguien clave en la nueva política de imagen y mercadeo de la MLB. Y de pronto, pierde toda la magia y se convierte en un paria del beisbol.

Mark McGwire, Barry Bonds, Roger Clemens, Miguel Tejada, todos tiraron por la borda la posibilidad de convertirse en miembros del Salón de la Fama debido a sus vínculos con el dopaje. Y todo apunta a que es también eso lo que sucederá con Manny Ramírez, Alex Rodríguez y Robinson Canó.

La carrera de Tatis apenas comienza, es verdad. Tiene un talento inmenso y apenas 23 años de edad. Le espera un largo tiempo para conseguir su reivindicación. Pero le será muy difícil hacer que los aficionados y los votantes olviden este vergonzoso 2022.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.