Los legisladores de Massachusetts tienen un plan para destinar parte del gran superávit de ingresos fiscales del estado: cheques de $250 para millones de contribuyentes, con el objetivo de ayudar a compensar el aumento del costo de la gasolina y otros productos de consumo.

Denominado Fondo de Alivio Económico y Energético del Contribuyente, la propuesta proporcionaría los reembolsos para el 30 de septiembre, con $250 para los contribuyentes que presenten una declaración individual y $500 para los contribuyentes casados ​​que presenten una declaración conjunta, según los legisladores. Los elegibles tendrían que haber informado un mínimo de $38,000 en ingresos en 2021, y no más de $100,000 para contribuyentes individuales o $150,000 para contribuyentes conjuntos.

El presidente de la Cámara de Representantes, Ron Mariano, y la presidenta del Senado, Karen Spilka, informaron que los cheques estaban destinados a ayudar a los residentes a pagar el aumento del costo de los bienes y el combustible debido a la alta inflación. 

Un funcionario del Senado estimó que el paquete costaría entre $500 millones y $510 millones, y podría financiarse con un superávit presupuestario esperado de miles de millones de dólares del año fiscal que finalizó el 30 de junio.

El plan ha generado una variedad de críticas de grupos políticos. Varios cuestionaron la decisión de excluir del programa a quienes ganan menos de $38,000.

En WBZ News, Mass. Fiscal Alliance, un grupo conservador de política económica, calificó los cheques como una «decisión mal pensada» para antes de las elecciones de midterm este año.

Ese dinero se suma a los $2.3 mil millones en dinero de estímulo federal que el estado aún tiene para gastar.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.