Juan Soto / Foto captura de MLB Network

Aaron Judge y el dominicano Juan Soto son las figuras más emblemáticas de sus equipos en la MLB, el principal dolor de cabeza para los pitchers rivales. Y por paradojas de una posible agencia libre, también son el dolor de cabeza de sus clubes, los Yanquis y los Nats.

Judge va camino al mercado abierto. Y se dirige hacia allá a ritmo atronador. Nadie tiene más jonrones que él (29) este año en las Grandes Ligas.

Soto estará bajo control de los Nacionales hasta 2024. Pero su agente es Scott Boras. Y es muy raro que el polémico representante deje pasar la oportunidad de ofrecer a alguna de sus estrellas en la puja del mejor postor.

Es por eso que Washington le ofreció 350 millones de dólares por 13 temporadas durante el Spring Training, según reportes de prensa. Y posiblemente es por ello que se haya esparcido el rumor de que esa propuesta ha sido subida a 450 millones de dólares.

Puede que la versión sea falsa. Poco después de aparecer la noticia en las redes sociales, la periodista Britt Ghiroli aseguró en The Athletic que la especie «no es precisa».

«Es importante destacar que la familia Lerner está explorando la idea de vender al equipo», agregó Ghiroli. «Eso hace que la probabilidad de nuevas negociaciones –y no hay evidencia de que las haya en este momento– sean una curiosidad, por decir lo menos».

En su nota, sin embargo, no descartó que eventualmente pueda ocurrir un pacto que garantice la presencia de Soto en Washington por largo tiempo más.

Es verdad que el patrullero dominicano apenas batea para .224 esta temporada. Y que su OPS de .812 es 145 puntos inferior a la media de su carrera.

Pero Soto es joven. Muy joven. Y puede batear. Mucho.

Desde su debut en la Gran Carpa, en 2018, tiene una media de 34 jonrones y 103 empujadas por cada 162 juegos disputados. Y aunque no tenga la velocidad y la defensa de Mike Trout, posee disciplina e instinto al batear.

¡Caramba, es que lo suyo es casi único! En 150 años de historia que tiene el Big Show, únicamente cinco súper estrellas han puesto un OPS de .957 con al menos 500 encuentros celebrados hasta los 23 años de edad: Ted Williams, Jimmie Foxx, Mel Ott, Eddie Matthews ¡y Soto!

QUE DECIDA EL JUEZ

Soto valdrá mucho más dentro de dos años, si supera este primer bajón de su carrera y mantiene la progresión que trae desde su adolescencia. Pero ¿cuánto vale Judge hoy?

Porque en Nueva York sí está activada la cuenta regresiva. El propio jonronero lo dijo en abril: irremediablemente probará la agencia libre cuando caiga el último out de la Serie Mundial.

Judge está en medio de la mejor cosecha de su vida. Tiene promedios de .286/.361/.627, con un OPS ajustado según el cual ha sido 79 por ciento superior ¡a la media de la MLB!

El Juez proyecta una campaña de 61 vuelacercas. Y esa es una cifra mítica en el Bronx. Representa el récord de la franquicia, impuesto por Roger Maris. Y es la mayor cantidad alcanzada por un bateador de cualquier equipo sin la sospecha de haberse ayudado con esteroides.

Los Yanquis le ofrecieron 213,5 millones de dólares por siete justas durante la primavera. Él lo rechazó. Y ambas partes llegaron a un acuerdo in extremis en junio para evitar el arbitraje.

Nueva York muestra el mejor registro de victorias en toda la Gran Carpa. Cabalga hacia los playoffs. Y es la divisa con más ingresos económicos en el Big Show.

Pero Judge, aunque sea la cara más visible de los Bombarderos, ya es también treintañero. Posiblemente desea un convenio de 10 campeonatos o al menos que le garantice 30 millones de dólares anuales durante mucho tiempo. Y eso crea una disyuntiva crucial: ¿cómo manejar el caso de alguien tan emblemático, a quien muy posiblemente solo le queden tres o cuatro años en el tope de sus condiciones?

Es lo mismo que pasó durante el divorcio entre Freddie Freeman y los Bravos de Atlanta. Un divorcio que no habría ocurrido si el agente del inicialista hubiera aceptado el pacto por menos tiempo que le ofrecían los indígenas.

Sí, se puede ser la gran figura, el protagonista más brillante de un equipo. Y también, en cierto modo, ser al mismo tiempo un dolor de cabeza.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.