La MBTA está lanzando un programa piloto este verano en el que se colocarán sensores de detección de orina en cuatro elevadores del centro: Chinatown, Broadway, Charles MGH y North Station. 

«En general, el tiempo de actividad de nuestros ascensores es excelente, pero todavía recibimos muchas quejas sobre el nivel de comodidad de los pasajeros al usarlos y un factor que contribuye bastante a eso es que las personas a veces usan los ascensores como baños», dijo Meghan Collins, administradora de programas/proyectos MBTA, tecnología accesible.

Los sensores alertarán a las autoridades de tránsito, quienes enviarán a un equipo de limpieza, informó The Boston Herald. Los aparatos se ubicarán en el techo, estos tendrán un ventilador adjunto, que les permitirá aspirar aire y “básicamente oler lo que está presente”, indicó Collins.

El piloto comienza en agosto. Los ascensores se seleccionaron en función de los lugares más afectados, los diferentes tamaños de cabina y los entornos en los que estaban ubicados.

La MBTA recopilará datos durante unos tres meses hasta mediados de noviembre y decidirá si implementar el programa en su totalidad a finales de año.

“Queremos asegurarnos de que nuestros pasajeros se sientan cómodos al usar los elevadores”, dijo Collins. «En algunos casos, cuando personas usan el ascensor como baño, esto daña el ascensor y también puede volverlo antihigiénico (…) lo que representa algunos riesgos de seguridad y podría dejar inservible el espacio».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.