Boston, MA - February 24: Sign reminding students to wear face masks and follow a set directional pattern are seen in the stairway of Boston International High School, home of BINCA, in Boston on February 24, 2021. (Photo by Erin Clark/The Boston Globe via Getty Images)

Por: Max Larkin

Click here to read this article in English, by WBUR


Las Escuelas Públicas de Boston suspenderán su mandato de uso de mascarillas en interiores para los estudiantes y el personal a partir del lunes 13 de junio anunció la superintendente en una reunión del Comité Escolar de Boston.

«Entiendo que hay algunas familias (…) a las que les gustaría que sigamos usando mascarilla», señaló Brenda Cassellius. “Pero seguimos la guía de nuestra comisión de salud de Boston”.

El distrito escolar más grande del estado ha seguido exigiendo el uso de mascarillas en la escuela durante meses, incluso después de que se levantara el mandato estatal el 28 de febrero.

Pero en una carta enviada a Cassellius el miércoles 8 de junio por la tarde, Bisola Ojikutu, comisionada de salud pública de Boston, recomendó retirar el mandato local dada una «tendencia a la baja sostenida en la tasa de casos y la admisión al hospital» en las últimas dos semanas.

Incluso cuando anunciaron el final del mandato, tanto Ojikutu como la alcaldesa Michelle Wu comentaron sobre su eficacia: Boston informó que la propagación de COVID-19 en las escuelas fue más lenta que en otros distritos escolares grandes de Massachusetts que levantaron sus mandatos antes.

Un gráfico de la recomendación de BPHC, que muestra tasas más bajas de propagación en las Escuelas Públicas de Boston.

En una declaración proporcionada a WBUR el miércoles, la alcaldesa Wu señaló datos que muestran que Boston tenía «las tasas de casos más bajas entre los distritos escolares vecinos».

Wu aplaudió a la Comisión de Salud Pública de Boston por su compromiso con la salud y el bienestar en las escuelas y agregó que su administración «continuará adoptando un enfoque personalizado para las mascarillas basado en un monitoreo preciso de los datos de aguas residuales de COVID-19 y otras métricas».

Aún así, el anuncio generó cierto rechazo. Algunos padres y expertos criticaron la decisión de revertir una medida de seguridad efectiva con solo 10 días restantes en el año escolar.

“Es una pena ver que la ciudad pone fin al mandato de mascarilla cuando la transmisión comunitaria es alta”, dijo Julia Raifman, profesora asistente de salud pública en la Boston University.

Raifman se basó en el rastreador de datos de los CDC, que aún califica al condado de Suffolk como de «alto» riesgo de COVID-19 y recomienda el uso de mascarilla en interiores. Además, señaló un análisis reciente de Steve Koczela de MassINC que encontró que los brotes de COVID-19 y la cuarentena han mantenido a los estudiantes fuera de clase durante 1.5 millones de días en todo el estado.

Varios otros distritos escolares recomendaron el uso de mascarillas ante el aumento en el número de casos, o incluso restablecieron sus mandatos, como en Northampton y Brookline .

En su carta a Cassellius, Ojikutu, la comisionada de salud pública, todavía «insta» al uso de mascarillas en interiores y recomienda que los estudiantes y el personal realicen una cuarentena de 10 días después de dar positivo por COVID-19; así como aquellos que muestren síntomaso pertenezcan a un grupo potencial.

«Seguimos instando encarecidamente a todas las personas elegibles a que reciban la vacuna y el refuerzo contra el COVID-19, y seguimos apoyando a las escuelas con clínicas de vacunación», agregó su carta.

Al comienzo de la reunión del Comité Escolar de Boston del miércoles, Cassellius, quien dejará su cargo a fines de este mes, recibió la medida como un «hito significativo para nuestra ciudad», aunque reconoció que algunos padres estarían molestos.

Uno de los representantes de familia se expresó casi una hora después.

Courtney Feeley Karp, una madre de la Escuela Henderson, señaló que a los padres solo se les informó sobre el cambio de política después de que se cerraron las inscripciones para el período de comentarios públicos.

Karp también dijo que la decisión parecía contravenir las pautas que la propia comisión de salud había establecido en marzo, a saber, que el mandato debería levantarse solo después de que la incidencia de casos de COVID cayera por debajo de 10 por 100,000. (Los últimos datos municipales muestran una tendencia a la baja, pero aún por encima de 31, en Boston).

Karp indicó que parecía que el distrito estaba «doblándose ante los matones anti-máscara».

El martes por la mañana, dos manifestantes provocaron un cierre breve en la Escuela Primaria Kenny en Dorchester después de que aparecieron en el campus exigiendo que un estudiante de 9 años fuera admitido en el edificio sin tener que usar una mascarilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.