(Foto: bostoncatholic.org)

El cardenal Seán Patrick O’Malley, arzobispo de Boston, se pronunció tras el tiroteo en Texas en una escuela primaria de Texas que dejó sin vida a 19 niños y dos adultos e hizo hincapié en la necesidad de estar fuertes en oración para apoyar a las familias.

«Nuestra nación se ha convertido con demasiada frecuencia en un lugar de crímenes atroces de violencia armada que han cobrado demasiadas vidas, aunque ninguna más desgarradora que la de niños inocentes. Debemos tomar medidas para detener esta carnicería sin sentido».

En su declaración, O’Malley señaló que la tragedia de Uvalde, Texas, «nos deja a todos atónitos por la pérdida impensable de tantas vidas jóvenes inocentes y de las maestras que dedicaron su vida a educar y criar a los niños».

El arzobispo afirmó que reza por los niños y adultos asesinados y por sus familias. «Oramos por las familias en duelo y la comunidad de Uvalde, cuyas vidas cambiaron para siempre. En este momento los abrazamos con oraciones por la paz y la sanación mientras nos encomendamos al Señor».

Por otra parte, el papa Francisco, también se pronunció durante su audiencia general semanal el miércoles 25 de mayo y dijo que estaba «desconsolado por la masacre».

«Es hora de decir ‘basta’ al comercio indiscriminado de armas», afirmó, quien pidió un nuevo compromiso “para que tragedias como esta no puedan volver a ocurrir».

El pontífice lleva años arremetiendo contra la industria armamentística, calificando a los fabricantes de «mercaderes de la muerte».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.