Miguel Cabrera agradece la ovación tras el hit 3.000 / Foto @tigers

Miguel Cabrera es el bateador más puro de su generación. Y no lo dice un simple aficionado, que también lo dirán muchos. Es algo que exclaman analistas con la trayectoria de Jon Morosi y leyendas como Albert Pujols.

Cabrera llegó este sábado a 3.000 hits y prácticamente dejó lista la placa de bronce que colgará en una pared del Salón de la Fama, dentro de aproximadamente siete años.

El sencillo al jardín derecho que disparó en el primer inning ante el también venezolano Antonio Senzatela completó una suma de marcas, logros y registros que muy pocos han compilado.

Cabrera es un slugger. Lo demuestran sus 502 jonrones y 1.118 extrabases. Su slugging después de 20 temporadas es .532 y es uno de los 18 toleteros con más bases alcanzadas en la historia del Big Show.

También es un chocador. Únicamente 33 grandeligas han superado los 3.000 indiscutibles. Y él, que cuatro veces fue campeón bate en la Liga Americana y que en 2012 conquistó la Triple Corona, mantiene un average de .310 de por vida.

Es tan difícil reunir ambas condiciones a un nivel de excelencia y durante dos décadas, que tan solo siete hombres integran la cofradía de los 500-3.000.

Nombrarlos juntos es el mejor testimonio de la grandeza de Cabrera: además del venezolano, forman filas allí Pujols, Hank Aaron, Willie Mays, Eddie Murray, Alex Rodríguez y Rafael Palmeiro.

El periodista Efraín Ruiz Pantin, del sitio LasMayores.com, ha venido publicando tuits periódicos con memes al respecto.

Cabrera es un jugador que ha tenido temporadas de más de 50 dobletes, de más de 200 hits. Tiene topes personales de 44 jonrones, 139 empujadas y .348 de average. Es un paleador que tres veces ha cerrado cosechas con más de 1.000 de OPS.

Ganó un anillo de Serie Mundial con 20 años de edad, siendo el cuarto bate de aquellos Marlins de Florida de 2003. Ganó la última Triple Corona del bateo en la MLB. Llegó a ser un productor 90 por ciento superior a la media de sus colegas en su mejor momento, allá por 2013, de acuerdo con el OPS ajustado.

Cuando llegue a 600 tubeyes –y solo le falta un doble para lograrlo– igualará al legendario Aaron como los únicos con esa cifra de biangulares, más 500 jonrones, average sobre .300 y 3.000 hits.

Y a eso podría añadirse que tiene más de 1.800 empujadas, y contando.

Fue, en 1999, el bono internacional más alto jamás pagado por un equipo de la MLB. Y ha cumplido con creces todo lo que de él esperaban los scouts, 23 años después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.