Enfermera ecuatoriana, Andrea Jaramillo
Enfermera ecuatoriana, Andrea Jaramillo

La ecuatoriana,Andrea Jaramillo, de padre ecuatoriano y madre norteamericana, se mudó a los Estados Unidos a los 17 años y comenzó a buscar un camino profesional que estuviera en concordancia con sus valores. “En Ecuador no conocía la profesión de enfermera, fue cuando llegué a Estados Unidos y trabajé como voluntaria en el Instituto Nacional de Salud como traductora, que observé lo dedicados y comprometidos que son los enfermeros”, contó. Así fue como se inspiró para seguir esta carrera, al comienzo tomó algunos créditos en un community college, pero finalmente cuando se mudó a Boston, aplicó en varias universidades, y logró estudiar en Umass donde se graduó en el año 2017 con un Bachelor in Science in Nursing. 

Andrea Jamarillo, enfermera egresada de Umass

Dos años después, conoció a la enfermera Rebeca Love, quién le contó la increíble idea que tenía sobre fundar una organización que le diera voz a la profesión de enfermería.

Así es como nació Sonsiel, una organización que tiene varios objetivos importantes:

  1. Darle voz y representación a las enfermeras en la historia y en diversas áreas en las que se toman decisiones. La idea es que también sean líderes y sean escuchadas. 
  2. Generar un espacio de publicación científica por parte de las enfermeras. El objetivo es que sus ideas sean evaluadas y promovidas. “Las enfermeras pasamos todo el día en el hospital observando situaciones que podemos mejorar, por lo tanto, tenemos la capacidad de crear prototipos para generar soluciones”, dijo Jaramillo. 
  3. Emprender con sus negocios e ideas. Aunado al objetivo anterior, se busca que las enfermeras puedan formar sus propios negocios a partir de su prototipo y que puedan distribuir y vender sus productos o servicios. 

Uno de los principales problemas de la profesión de enfermería es el burnout o cansancio excesivo que viven los trabajadores, especialmente, durante la pandemia del COVID-19, por la cual los hospitales han registrado una falta de personal. 

Jaramillo considera que diversificar la carrera puede ser la solución ideal ante este reto. “Algunos días soy enfermera de hospicio y cuido personas con enfermedades terminales, pero también hago investigaciones científicas, también soy consultora y hago agricultura en una granja local”, aseguró. “Creo que lo importante no es solo dar, sino también recibir y ese es el mejor balance para poder continuar en este trabajo”. 

Jaramillo también considera que la falta de personal es una problemática actual y está intentado buscar una solución para los latinos que se graduaron en sus países y quieren ejercer en EE.UU. “Este es un tema que siempre pienso, y que sinceramente no tiene un camino fácil, no hay información, ni guía sobre cómo resolverlo. Estamos buscando una manera de que en el futuro puedan tener la oportunidad de ejercer aquí”, agregó. 

Sin embargo, invita a los latinos que desean ejercer esta profesión y que no se han graduado, a que busquen la oportunidad de realizar su carrera en EE.UU. “La enfermera latina no ha sido representada en muchas formas, necesitamos más trabajadores de salud que hablen español y que conozcan la cultura para atender a los pacientes”, dijo. “Llamo a todas las personas que quieren esto a que persigan sus sueños porque los necesitamos más que nunca”, finalizó. 

Si desea colaborar con la organización o formar parte de ella, puede ingresar a este link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.