El tráfico de vehículos por la Mass Pike. (Massachusetts DOT)

La pandemia golpeó con fuerza casi todos los sectores económicos de Massachusetts y, aunque actualmente el estado está recuperándose, sus efectos sobre el mercado y la fuerza laboral podrían marcar la próxima década, según un estudio de McKinsey & Co publicado el martes 13 de julio.

Para medir el alcance de las repercusiones financieras de la crisis, la Administración Baker encargó a dicha consultora llevar a cabo un análisis con base en cientos de empresas y residentes del estado.

Las principales conclusiones que señala el informe son las siguientes:

  • «Primero, el cambio en las formas de trabajo, como los modelos híbrido y remoto, puede hacer que baje la demanda en los centros urbanos, incluso más si los viajes de negocios disminuyen».
  • «En segundo lugar, se debe aumentar el ritmo de capacitación en transiciones laborales ; crear la fuerza laboral del futuro requerirá una preparación extensa y reflexiva».
  • «En tercer lugar, la pandemia acrecentó las desigualdades y, a medida que pase el tiempo, las oportunidades de trabajo no se desarrollarán por igual en todo el estado».
  • «En cuarto lugar, el riesgo de que la fuerza laboral se traslade fuera de Massachusetts está aumentando debido a los altos costos de vida y negocio en el estado».

Más de un tercio de los empleadores locales planean reducir sus espacios de trabajo durante los próximos dos años. Como resultado, la demanda de oficinas podría caer hasta en un 20 por ciento, y el uso del Commuter Rail podría caer entre un 15 y un 50 por ciento respecto a los niveles previos a la pandemia, según el informe.

Para 2030, hasta 5 millones de personas dejarían de realizar viajes de negocios a Boston, una caída de casi el 30 por ciento, lo que lleva a una disminución general del 15 por ciento en el total de pasajeros en el Logan.

El estudio estimó que se eliminarán entre 300.000 y 400.000 puestos de trabajo durante los próximos 10 años, muchos de ellos en cargos de asistencia, como la administración de oficinas o la industria hotelera. Eso significa que hasta el 10 por ciento de la fuerza laboral tendría que cambiar de trabajo.

Los suburbios del área metropolitana de Boston serán los más beneficiados por los cambios en las tendencias laborales. Ya que muchos trabajadores se mudarán y otros residentes emprenderán negocios a través de plataformas virtuales.

Baker planea asignar $2.9 mil millones en fondos de la Ley del American Rescue Plan para abordar los hallazgos del informe. Las reuniones para ciertas iniciativas podrían empezar a finales de mes y la capacitación de los trabajadores comenzaría «lo antes posible», indicó el gobernador.

“Massachusetts está bien posicionado a medida que salimos de la pandemia y buscamos promover el crecimiento económico», dijo Baker. «El Informe sobre el futuro del trabajo nos proporciona una hoja de ruta para aprovechar nuestras fortalezas y abordar áreas que siguen siendo desafíos».

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *