Este jueves el Gobierno de México y Alemania, a través de sus cancilleres Marcelo Ebrard y Heiko Maas, rechazaron la intervención de la fuerza militar para solventar la crisis en Venezuela.

Para ambos gobiernos está opción que sugirió el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo no sería la más adecuada para el país sudamericano.

En declaraciones, el secretario de Relaciones Exteriores de México reiteró la posición de su administración de “apostar por una salida pacífica a través del dialogo”.

Por su parte el ministro alemán confirmó que aunque su gobierno “respalda el movimiento que encabeza el Presidente Juan Guaidó”, no comparten el uso de la fuerza para la solución de problemas.

El ministro Maas también aseguró que la Unión Europea estaría evaluando mayores sanciones contra Nicolás Maduro, para así aumentar la presión y ayudar a sus líderes opositores a liberar de manera pacífica el país.

Con información del Excélsior

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.