La semana pasada miles de fanáticos del béisbol viajaron a Miami, la sede del Juego de las Estrellas 2017 de la MLB.

En el público se encontraban una docena de personas de Washington, incluyendo oficiales del gobierno y representantes de Destination D.C., el brazo de mercadeo del distrito. Hicieron el viaje porque quieren estar listos para jugar pelota el año que viene cuando el Juego de las Estrellas aterrice en D.C. – y generar el mayor ingreso que pueda.

El próximo julio, el Juego de las Estrellas de la MLB tendrá lugar en el estadio Nationals Park, siendo la primera vez que la capital de la nación sea anfitrión este juego desde 1969, cuando Lyndon Johnson era presidente. La ciudad ha comenzado a planificar y a evaluar cómo maximizar la cantidad de dinero que podría generarse por los eventos de una semana de duración.

Es una oportunidad poco común para que la ciudad se beneficie de un importante evento deportivo. Una licitación de alto perfil para organizar los Juegos Olímpicos de Verano de 2024 fracasó hace unos poco años, frustrando las esperanza de planificadores urbanos y arquitectos que querían arrancar una nueva ronda de desarrollo a largo plazo.

El Distrito es un candidato poco probable para el Super Tazón, el cual normalmente se hace en las ciudades del sur en donde hay menos nieve en febrero. Los Wizards no han visto una final de la NBA en este siglo. Y a pesar de que los Nationals esperan por un a fuga como la de los Cubs este otoño, el equipo todavía tiene que llegar a la Seria Mundial.

Por lo que el Juego de las Estrellas podría ser el evento deportivo de mas alto nivel en décadas.

“Somos la capital de la nación, y el béisbol es el pasatiempo de la nación”, dijo Jack Evans, el concejal de la Sala 2 que está ayudando a liderar el esfuerzo. “Ser el anfitrión del Juego de las Estrellas podría ser algo histórico. Es la oportunidad de mostrar a D.C. como la capital del mundo”.

El jardinero estrella de los Nationals, Bryce Harper, ha hecho su parte en tratar de promover el evento del año que viene diciendo que si está en el Juego de las Estrellas, participaría en el Home Run Derby, en el que los jugadores de la Liga Nacional y Americana compiten para ver quien batea mas fuerte la pelota. Generalmente el evento se realiza el día antes del Juego de las Estrellas.

Según Anirban Basu, un economista del Sage Policy, un Juego de las Estrellas de la MLB normalmente trae un mínimo de 60 millones de dólares a la economía local. Dijo que ciudades mas pequeñas que han sido anfitriones del juego en los años recientes, tal como St. Louis, Cincinnati y Kansas City, todos han llegado a cerca de los 60 millones de dólares o un poco más, mientras que mercados como el de Anaheim y Nueva York han generado 100 millones de dólares de impacto económico.

“Para nosotros se trata acerca de qué tipo de programas ocurran fuera de la locación y qué puedes hacer alrededor del estadio a lo largo de esos cinco días”, dijo Michael Stevens, presidente del Capitol Riverfront BID y una de las personas que fue a Miami.

Elliott Ferguson, CEO de Destination D.C., estuvo de viaje en Miami la semana pasada para ver cómo la ciudad manejó temas como la seguridad y el transporte. Él cree que la ciudad puede generar entre 50 y 60 millones de dólares de impacto económico; mientras que Evans piensa que pueden hacer entre 5 a 10 millones de dólares en ingreso adicional por impuestos de ventas.

Basu piensa que las expectativas deberían ser mucho mayores, dado el número de museos y locaciones históricas que los turistas pueden visitar en la ciudad, la cantidad de abundancia del área y el tamaño de la región.

“Creo que como mínimo la meta de Washington D.C. sería tratar de generar 100 millones de dólares de este juego”, dijo.

Ferguson dijo que respecto al mercadeo, mucho de lo que fue discutido en Miami fue las maneras en las que mercadear el béisbol con la política – el otro gran juego de Washington. Dijo que podía atraer inspiración a tradiciones como que el Presidente lance la primera bola el día inaugural.

“En términos de mercadeo, ¿cómo integramos a los museos de Washington y cómo atamos la presencia del béisbol con la experiencia de Washington?”, dijo.

Ferguson, Evans y compañía han comenzado a hablar con hoteles y negocios alrededor del Nationals Park y el centro de convenciones para asegurarse de que tengan espacio suficiente para fanáticos, jugadores, ejecutivos de la liga y sus familias, y que estén armados con suficiente inventario y personal para cuando las personas empiecen a llegar a la ciudad. En 2016, cuando el Juego de las Estrellas fue en San Diego, la liga atrajo a 117 mil 144 personas al FanFest y mas de 280 mil personas a sus eventos fuera del estadio, según información del Sports Business Journal. La capacidad del estadio Nationals Park es de alrededor de 41mil personas.

Según Stephens, el centro de convenciones va a ser anfitrión del All Star FanFest, una reunión de cinco días de duración en la que los fanáticos pueden conocer a ex jugadores, participar en simulacros de béisbol, comprar memorabilia y ve artefactos de los juegos”.

“Queremos empezar a organizar negocios y tener mapas”, dijo Stephens. “Queremos aprovecharnos desde el punto de vista de mercadeo para generar atención a restaurantes, entretenimientos y otros locales”.

Tanto el Nationals Park como el centro de convenciones están en la línea verde del Metro, por lo que Evans ha abordado a los oficiales acerca de poder usar líneas de trenes adicionales durante esa semana y coordinar rutas de buses y planificación del tráfico.

Una de las preocupaciones parece ser la seguridad, incluyendo posibles amenazas de terrorismo. Stephens dijo que un miembro del Departamento de Seguridad Nacional fue a Miami a ver cómo las fuerzas de seguridad locales manejaron las gran multitud y los temas de seguridad. Pero Evans destaca que la ciudad lidia constantemente con visitantes que requieren alta seguridad y maneja grandes eventos, como la toma de posesión del Presidente.

“Movemos al presidente todos los días”, dijo. “Eso es todo lo que hacemos. No tienes que tener tanta preparación y entrenamiento porque hacemos esto todo el tiempo. Será más una rutina para nosotros comparado con el resto de la gente”.

Sin embargo, Evans, Ferguson y Stephens quisieran ver que el mercadeo de la ciudad para el juego tenga efectos duraderos, mucho después que se termine el partido en julio.

Están contando con la atención que la ciudad va a generar en televisión nacional esa semana y con las campañas de mercadeo que planean lanzar una vez que la MLB les de luz verde. Los Nationals han creado la etiqueta #DCin18 para lanzar la promoción del juego.

“El gran multiplicador para nosotros es la audiencia televisiva nacional con el dirigible circulando el área y mostrando las locaciones”, dijo Stephens. “Esperamos que podamos tener buenas tomas del estadio sobre el río. Esa es una campaña de mercadeo que no pudiera comprar jamás. Esos millones de dólares en publicidad solo con esas vistas aéreas”.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.