A lo largo de un quilómetro y medio, en la carretera interestatal 77 ※ en el Estado de Virginia, cerca de la frontera con Carolina del Norte- decenas y decenas de vehículos se estrellaron unos contra otros, cuando inmensos bancos de niebla se abatieron sobre la ruta, en uno de los fenómenos climáticos más densos que se tenga memoria.

Varios de los vehículos se incendiaron, y al menos tres personas fallecieron por los impactos entre camiones y automóviles. Al menos 15 heridos debieron ser internados, y varias decenas más se recuperaban, después que las emergencias móviles lograron sortear el pandemónium que alcanzó a exigir la ayuda de la Cruz Roja local.

Los Bomberos fueron los primeros en llegar al área del desastre y no daban abasto para apagar los vehículos incendiados, al tiempo que debían rescatar de entre los hierros retorcidos a no pocos automovilistas que quedaron atrapados.

Los servicios de auxilio se vieron demorados en algunos puntos, por colas de autos de hasta 13 quilómetros que se formaron al interrumpirse la circulación en la autopista.

Lea más aquí

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.