Especial desde Indianápolis.- Este domingo el equipo local los Patriotas de Nueva Inglaterra y su similar los Gigantes de Nueva York cerrarán el telón de la temporada 2011 del fútbol americano en el escenario más prestigioso del deporte americano, el Super Bowl.

Ambos equipos se disputarán el privilegio de alzar el trofeo Vince Lombardi en una contienda que promete ser sumamente reñida de principio a fin. Será la revancha para los Patriots después de haber sucumbido en los últimos minutos del Super Bowl XLVI ante estos Giants quienes de esa manera le arrebataron al equipo de Belichick, el honor de acabar invictos aquella memorable campaña de 2009.

A continuación, una previa del tan esperado encuentro.

CUANDO LOS PATRIOTAS ATACAN

Este es uno de los focos de mayor atención en todos los análisis realizados por los expertos. ¿Podrá Tom Brady desarrollar su letal juego aéreo frente a la defensa más agresiva en el juego de pass rushing de toda la NFL?

El QB (mariscal de campo) de New England tendrá que preocuparse de un grupo de pass rushers (presionadores) capaces de crear zozobra y caos a lo largo de todo el partido. Jason Pierre-Paul, Osi Umenyiora y Justin Tuck conforman el eje de una defensa que ha logrado un total de 48 sacks (capturas) en la temporada regular. Una gran efectividad que se extendió durante sus juegos de postemporada en donde añadieron 9 sacks adicionales en 3 juegos.

¿Tendrá el equipo de New England la capacidad de detener el pass rushing de los Giants?

Aunque a veces pasa desapercibida, la línea ofensiva de NE ha cumplido un buen papel defendiendo a su QB. Brady solo ha sido víctima de 32 sacks a lo largo de la temporada, nada mal si consideramos que la ofensiva de los Patriots se basa en el juego aéreo de Tom Brady, una realidad conocida por todos los rivales de NE que a pesar de sus intentos, han visto limitada sus opciones de llegar a inquietar con más frecuencia a Brady.

En este caso, frente a los Giants, los Pats necesitarán toda la ayuda posible para contrarrestar la presión que se avecina este domingo. Para ello vendría como anillo al dedo el regreso del tackle derecho Sebastian Vollmer.

Si Vollmer retoma a su posición, Belichick podría usar al novato Nate Solder como un tercer ala cerrada o en ocasiones como un fullback, ayudando en ambos casos al bloqueo y desarrollo de nuevas maneras para confundir y contener a los pass rushers de New York.

Siempre se espera que Belichick traiga un nuevo truco debajo de la manga (si vale la expresión) pero en lo que respecta a sus armas ofensivas los 3 hombres que más han rendido a lo largo del año serán los que lleven el mayor peso del juego aéreo este domingo. Wes Welker, Aaron Hernandez y Rob Gronkowski serán los objetivos principales de Brady, más aún, si Solder entra en ocasiones como ala cerrada, esto limitará el tiempo de juego de Deion Branch y de Julian Edelman, los otros receptores más usados por Belichick. Otra opción es añadir a Branch en la mezcla sacando a los corredores del campo y usar a Solder como tight end de bloqueo.

El uso del «no huddle» y del diseño de jugadas rápidas y cortas que contrarresten la efectividad de la presión de los Giants, será la base de la estrategia ofensiva de los Patriots. Una ofensiva de pases cortos que no vendría mal ante la magnitud del poder de presión del rival.

En el juego de carrera, la agresividad en el pass rushing podría pasarle la factura a un equipo de New York que no ha sido muy eficiente deteniendo el juego a ras del piso. En la temporada recién finalizada acabaron en el puesto 19 con un promedio de 121 yardas cedidas por partido.

Los Patriotas continuarán con su dúo de corredores BenJarvus Green-Ellis y Danny Woodhead intentando establecer cierto ritmo en el juego terrestre y darle así un poco de balance y respiro a la ofensiva de Brady.

CUANDO LOS PATRIOTAS DEFIENDEN

El QB de los Giants, Eli Manning ha llevado de la mano a su equipo has

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *