Por Lisa Orkin Emmanuel

Muchos estadounidenses están ávidos de adoptar niños haitianos que quedaron huérfanos por el terremoto de la semana pasada, informaron grupos de adopción, que reportan decenas de llamadas diarias.

«Los organismos están siendo inundados con llamadas telefónicas y correos electrónicos», dijo Tom Difilipo, presidente y director del grupo Joint Council on International Children’s Services. «La pregunta que hacen es ‘¿Podemos ayudar con estos niños, adoptándolos?»’.

La necesidad en Haití es inmensa. Incluso antes del mortal terremoto del 12 de enero, Haití, uno de los países más pobres del mundo, tenía 380,000 huérfanos, según la UNICEF.

No hay estimaciones recientes sobre los niños que acaban de quedarse huérfanos por el sismo, pero los grupos de ayuda estiman que el número ronda las decenas de miles.

La estadounidense Tammy Gage llora cada vez que ve la devastación en Haití por televisión. Aunque ella ya tiene tres hijas, no lo dudó cuando su marido, Brad, sugirió que adoptaran a un niño de Haití.

«Eso fue todo lo que necesitaba decir», afirmó.

Esta semana, 54 huérfanos llegaron a Pittsburgh después de una misión en la que participaron autoridades de la Casa Blanca, el Departamento de Estado y el Departamento de Seguridad Interna. Los huérfanos estaban siendo atendidos temporalmente en el Hospital Infantil de Pittsburgh. Hasta ahora, siete niños han sido asignados con familias adoptivas.

«Hemos recibido varias llamadas telefónicas, incluyendo una desde la lejana Alaska», dijo Clare Kushma, portavoz de las Caridades Católicas de Pittsburgh. Estimó que su organización ha recibido cerca de 100 llamadas.

El camino para la adopción es muy largo. Los huérfanos que ahora están llegando a Estados Unidos son niños que ya habían establecido una relación con padres potenciales en Estados Unidos antes del terremoto o que ya había sido certificados como huérfanos antes del temblor pero que no habían sido asignados todavía con padres adoptivos, dijo Chris Bentley, vocero del Servicio de Ciudadanía e Inmigración estadounidense.

Antes de que puedan concretarse nuevas adopciones, las autoridades necesitan establecer que los niños sean identificados como huérfanos por el gobierno haitiano, pues ha habido reportes de familias que venden a sus hijos a corredores de adopción. Las familias potenciales también necesitan ser autorizadas.

«Todo esto es un proceso de dos años como mínimo», dijo. «Algunas familias han esperado cinco años».

La secretaria de Seguridad Interna, Janet Napolitano, dijo el miércoles que su oficina quiere agilizar las adopciones de huérfanos de Haití, pero que hay algunas dificultades, como asegurarse de que los niños son huérfanos de hecho y determinar si los padres adoptivos en Estados Unidos califican para adoptar.

El Departamento de Seguridad Interna creó un correo electrónico para los es

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *