Los candidatos presidenciales mantuvieron una reunión histórica con el presidente George W. Bush. La misión: vender el plan de rescate económico de miles de millones de dólares para Wall Street, que tiene como objetivo frenar lo que Bush describe como una seria crisis económica. McCain y Obama se sentaron con el presidente por una hora en una larga mesa en la que también estaban poderosas figuras políticas. Lo que es seguro ahora es que cualquier propuesta preparada en la mesa será difícil de vender al congreso, así tenga la firma del presidente y los dos candidatos clave.

Lee la noticia aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.