El agua luce cristalina y en un caliente día de verano a cualquiera que visite Jamaica Pond le provocaría darse un «chapuzón». Pero, según lo reporta el Boston Globe, bañarse en la laguna es ilegal. Cuando alguien preguntó a las autoridades el por qué de la prohibición, aparentemente éstas no dieron una respuesta concreta. La ordenanza que prohibe a los vecinos de Jamaica Plain tocar el agua de la laguna está en vigencia desde 1975.

Lee la noticia aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.