Una de las típicas excusas que muchos tienen para no hacer ejercicio es «Â¡Estoy muy cansado!». Sin embargo, lo más probable es que el cansancio sea producto de la falta de ejercicio.

Siga estos consejos y se dará cuenta que tal vez estar cansado es solo una excusa:

– Haga los ejercicios lentamente.
– Acompañe los movimientos con la respiración. Tome y suelte el aire suavemente.
– Diseñe su propio plan de ejercicios.
– No realice todos los ejercicios juntos. Haga un plan progresivo, aumentando la cantidad de tiempo que le dedica cada día.
– No realice los ejercicios que le producen dolor.
– Realice los ejercicios que siente que le hacen bien y le producen placer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.