Tomado de Agencia EFE

«Una vez despejada la incógnita en las primarias republicanas y demócratas, los dos candidatos a la presidencia de EE UU, Barack Obama y John McCain, se han lanzado este sábado a la caza del voto de la comunidad hispana que reside en el páis, que se perfila como un grupo decisivo en las elecciones presidenciales de noviembre. Por ello, ambos han participado en la jornada de clausura de la reunión anual de la Asociación Nacional de Funcioarios Electos Latinos (NALEO), uno de los grupos más influyentes en la comunidad hispana.

Obama visitará Europa y Oriente Próximo este verano
McCain, popular en esta comunidad por su apoyo el año pasado a una reforma migratoria integral, intervino el primero para asegurar que esa reforma, combinada con una mayor seguridad en las fronteras, «fue, es y será mi principal prioridad». El aspirante republicano ha admitido que la reforma migratoria, de la que él fue uno de los patrocinadores el año pasado pero que acabó fracasando en el Capitolio, dista mucho de ser popular en el seno de su partido. Sin embargo, tras calificar a los inmigrantes de «hijos de Dios», ha insistido en que «quiero asegurarles que abordaremos la cuestión de manera humana y compasiva».

Por su parte, Obama, que intenta cautivar a un grupo demográfico que en su mayor parte se inclinó por su rival demócrata Hillary Clinton en las elecciones primarias, ha arremetido contra la política migratoria del republicano, al que ha acusado de ser un veleta en estas cuestiones. El senador por Illinois ha apuntado que, tras el fracaso de la reforma migratoria, McCain ha abogado gradualmente por el endurecimento de la seguridad en las fronteras.

Comunidad influyente

Los dos candidatos tienen previsto continuar su cortejo a la comunidad hispana con sendas comparecencias en julio ante otro importante grupo de presión latino, La Raza, en su convención en San Diego.

La minoría hispana es la de crecimiento más rápido en EE UU y en la actualidad representa en torno al 9%de los votantes en los comicios del 4 de noviembre. En las últimas elecciones, en 2004, los latinos, que hasta entonces se habían inclinado en su mayoría por los demócratas, votaron en un 40% a favor del presidente George W. Bush, alentados por su defensa de los valores familiares, sus posiciones en la lucha contra el terrorismo y su defensa de la reforma migratoria.

Pero las encuestas apuntan a que los hispanos han vuelto a alejarse de los republicanos ante las duras posiciones de ese partido sobre la reforma migratoria. El voto hispano se considera especialmente importante en estados que se espera vayan a estar muy disputados, como Florida o Colorado»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.