Cuando tomas una de las líneas del T de la MBTA, no sorprende ver conductores gruñones. Tampoco es inusual encontrarse con algunos conductores que son ocurridos y tienen buen humor. Lo que seguro nadie se espera es que el conductor cruce los túneles de Boston mientras atiende a dos niños: su hijo y su sobrino.

Lee la noticia aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.