PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Casi tres cuartas partes de los americanos de la generación «baby boomers» no están obteniendo las ocho horas completas de sueño cada noche, culpando sus noches de insomnio a aflicciones económicas, financieras y de la familia. De hecho, uno en seis de los ochenta y dos millones «baby boomers» reportan problemas crónicos del sueño -dificultad en quedarse dormido cada noche de la semana- según una encuesta reciente sobre el sueño de los «baby boomers» (44-62 años de edad) americanos conducido por el Better Sleep Council (BSC).

En nuestra sociedad careciente de sueño, una noche de buen dormir es un lujo al punto que los «baby boomers» dicen que estarían dispuestos a sacrificar el chocolate (el 27 por ciento) y a silenciar sus teléfonos celulares (el 22 por ciento) por una eternidad en cambio de buen sueño cada noche para el resto de sus vidas. El cuatro por ciento de las mujeres de la generación «baby boomers» incluso dijeron que estarían dispuestas a intercambiar el sexo por una vida de buen dormir.

«El sueño de calidad es vital para la salud y el bienestar a cualquier edad; es crítico para verse, sentirse y ejecutar mejor», dice Karin Dillner, directora de comunicaciones del Better Sleep Council. «Lo que mucha gente no se dan cuenta es que usted no necesita ir a los extremos para obtener buen descanso. Puede ser tan simple como mejorando los alrededores del sueño».

Para el mejor sueño, el BSC recomienda la creación de un dormitorio que sea oscuro, silencioso, cómodo, fresco y libre de computadoras portátiles y de televisiones. La cama se debe utilizar para el sueño y el sexo solamente. Y es importante dormir en un colchón que sea cómodo y que sostenga. Mientras que la gente envejece, sus cuerpos y hábitos de descanso cambian, afectando su necesidad de comodidad y de sostén mientras que duermen en la noche. El BSC aconseja la evaluación del colchón cada cinco a siete años. De hecho, los resultados de la encuesta revelaron que la mayoría de los «baby boomers» que duermen las siete a ocho horas de sueño recomendadas cada noche duermen en un colchón más nuevo (con menos de siete años de uso).

Según la misma encuesta, si el dinero no fuera ningún objeto, los «baby boomers» dicen que prefieren tener un nuevo colchón sobre una nueva computadora, refrigerador o lavaplatos. Pero sustituir el colchón por uno nuevo no tiene que romper el banco.

«El mejor colchón de calidad es simplemente aquel que cubre las propias necesidades personales de comodidad y de sostén, no necesariamente el más caro en la tienda», Dillner dijo. «La compra del colchón se trata de encontrar la mejor calidad que pueda».

Con casi 27 millones de «baby boomers» que duermen en un colchón que tiene más de siete años de uso, el BSC ofrece el método C.A.L.M.A. para guiar a los consumidores con el proceso de la evaluación y la compra de un colchón:

1) Considere reemplazar su colchón. Entre otros indicadores, si usted se despierta con tensión o dolores, o si su colchón está cediendo, puede ser hora para un nuevo colchón.

2) Ármase de información para hacer la mejor compra para usted. Tal como cualquier otra compra, es importante tener el conocimiento del producto. Visite http://www.dormirmejor.org/ para aprender más sobre los términos importantes de colchones antes de que usted lo compre.

3) Limítese a comprar la mejor opción. Pruebe el colchón en la tienda al acostarse encima de el (en su posición típica de dormir) por lo menos quince minutos.

4) Mantenga su compra dándole el cuidado adecuado.

5) Amanezca descansando todos los días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.