Crisis del COVID-19 continúa en hogares de ancianos, según estudio de AARP

La falta de trabajadores y equipo de protección personal (PPE) sigue siendo uno de los problemas más importantes

por | Feb 16, 2021

Desde el comienzo de la pandemia, aproximadamente el 34% de las muertes por COVID-19 corresponde a residentes en instalaciones de atención a largo plazo, indica AARP. (Foto: Freepik)

El más reciente análisis de AARP para el control del COVID-19 en hogares de ancianos muestra un aumento en las muertes e infecciones en las instalaciones de Massachusetts.

Del 21 de diciembre al 17 de enero, las muertes aumentaron a 1.9 por cada 100 residentes en geriátricos. Además, la tasa de casos de coronavirus subió de 5,7 a 6,3 por cada 100 internos y de 5,4 a 6,2 entre miembros del personal.

AARP encontró que la falta de trabajadores y equipo de protección personal (PPE) sigue siendo un problema importante.

La escasez de PPE ha disminuido levemente durante el período estudiado, del 0,082% de los hogares sin suministro en enero al 0,017% en febrero.

Asimismo, un 0,064% de las instalaciones informan sobre falta de personal especializado.

Te puede interesar: MA registra 19 nuevos casos de la cepa británica del COVID-19


Impacto del COVID-19

Desde el comienzo de la pandemia, aproximadamente el 34% de las muertes por COVID-19 corresponde a residentes en instalaciones de atención a largo plazo.

AARP ha instado a los legisladores de Massachusetts a proteger a los residentes y al personal de los asilos durante la pandemia del COVID-19.

"Nos acercamos a cumplir el año en el que se conocieron los primeros casos de coronavirus en hogares de ancianos, sin embargo, el número de muertes y contagios en estas instalaciones sigue siendo tremendamente alto", dijo Mike Festa, director estatal de AARP Massachusetts. Tras la pandemia, "deben hacerse reformas fundamentales en los hogares de ancianos y en el sistema de atención a largo plazo. No podemos bajar la guardia".

Además, en AARP consideran que las autoridades deben realizar pruebas periódicas de COVID-19 en las instalaciones, establecer estándares mínimos de EPP adecuado, garantizar el acceso a las visitas presenciales siguiendo las pautas de seguridad y notificar a diario los casos y muertes.

Desde junio de 2020, el Instituto de Políticas Públicas de AARP en colaboración con el Centro de Gerontología Scripps de la Universidad de Miami en Ohio hace uso de un tablero de análisis para conocer el impacto del virus en los hogares de ancianos, con el objetivo de identificar áreas específicas de preocupación a nivel nacional y estatal de manera oportuna.

Para conocer a detalle la información sobre el COVID-19 en hogares de ancianos puedes acceder a www.aarp.org/nursinghomedashboard.



MÁS LEÍDAS