Informó sobre el primer brote de COVID-19 en China y fue apresada. Ahora necesita atención médica
Informó sobre el primer brote de COVID-19 en China y fue apresada. Ahora necesita atención médica

Zhang Zhan, una periodista china apresada por informar sobre el brote inicial de COVID-19 en Wuhan a principios de 2020, necesita desesperadamente atención médica, según Human Rights Watch (HRW).

El grupo de derechos humanos con sede en Estados Unidos pidió a las autoridades de Pekín que liberen a Zhang, detenida en mayo de 2020, condenada en diciembre a cuatro años de prisión por «buscar peleas y provocar problemas», una acusación comúnmente utilizada por el gobierno chino para atacar a disidentes y activistas de derechos humanos.

El contexto: La periodista china, de 38 años, ha realizado múltiples huelgas de hambre desde que fue apresada y por las que tuvo que ser hospitalizada brevemente, pero la regresaron a la cárcel a pesar de que su salud empeoró. 

Durante una huelga de hambre anterior, Amnistía Internacional afirma que la mujer fue encadenada y alimentada a la fuerza, un trato que, según el grupo, equivale a tortura.

  • En los primeros meses de la pandemia, Zhang viajó unos 650 kilómetros desde Shangai a Wuhan para informar sobre la propagación del virus y los posteriores intentos de contenerlo. 
  • Zhang documentó retazos de la vida en Wuhan y la dura realidad a la que se enfrentaban sus residentes, desde hospitales desbordados hasta tiendas vacías. Publicó sus observaciones, fotos y vídeos en Wechat, Twitter y YouTube.
  • Las publicaciones de la periodista china cesaron bruscamente a mediados de mayo. Más tarde se supo que había sido apresada por la policía y llevada de vuelta a Shanghai.
  • Zhang es solo una de los reporteros independientes detenidos o desaparecidos durante el inicio de la pandemia, cuando las autoridades chinas reprimieron la cobertura del virus y los medios de propaganda se volcaron en presentar la respuesta de Pekín como eficaz y oportuna.

¿Qué dicen? «El gobierno chino debe rendir cuentas por permitir que otro crítico pacífico caiga gravemente enfermo mientras está injustamente encarcelado», dijo Yaqiu Wang, investigador principal de China en Human Rights Watch. 

  • «Los gobiernos deben pedir la liberación urgente de Zhang Zhan para evitar que una situación ya terrible se convierta en una situación trágica», insistió el activista chino. 
  • En un extenso comunicado emitido en julio de 2020, el Ministerio de Asuntos Exteriores negó que el gobierno chino hubiera reprimido a los periodistas de “ejercer su derecho a la libertad de expresión en Internet» durante la pandemia.
  •  «El gobierno chino ha conducido todo el tiempo su respuesta a Covid-19 de manera abierta y transparente y ha conseguido logros ampliamente reconocidos», aseguró el régimen chino. 

¿Por qué es importante? China es el mayor carcelero de periodistas del mundo, según Reporteros sin Fronteras (RSF), controla férreamente a la prensa en su país, al tiempo que bloquea la mayoría de los medios de comunicación extranjeros a través del Gran Cortafuegos (Great Firewall), el aparato gubernamental de censura y vigilancia en línea.

  • En 2020, China expulsó a los periodistas del New York Times, el Washington Post y el Wall Street Journal, en una medida sin precedentes en contra de la prensa extranjera.
  • Pekín dijo que la medida era una respuesta a las restricciones de Washington sobre la forma en que los medios de comunicación estatales chinos operan en Estados Unidos.
  • La madre de Zhang, que la visitó por vídeo en octubre, denunció que su hija no podía sostener la cabeza por falta de fuerza: mide 1,78 metros, ahora pesa menos de 40 kilos y necesita urgentemente tratamiento médico.

Fuente principal de la noticia: CNN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.