Los trenes de Amtrak actualmente pueden ir a 150 mph, pero rara vez lo hacen debido a las vías antiguas. (Foto: Pittiplatsch der Große)

El presidente Joe Biden ha prometido mejorar la infraestructura del país, lo que renovó el interés en la idea de un tren de alta velocidad que conecte Boston y Nueva York, posiblemente a través de un túnel de 16 millas debajo de Long Island Sound.

La Universidad de Pensilvania desarrolló el plan North Atlantic Rail, que plantea construir una nueva infraestructura a través de la cual se crearía una línea eléctrica de alta velocidad que permita viajar a más de 200 mph y reducir el viaje en tren de aproximadamente 3 horas y media a poco más de una hora y media entre las dos ciudades, informaron las autoridades.

Los trenes de Amtrak actualmente pueden ir a 150 mph, pero rara vez lo hacen debido a las vías antiguas. El proyecto tomaría unos 20 años y costaría más de $100 mil millones.

«Esto probablemente debería haberse hecho hace décadas», dijo el alcalde de Hartford, Luke Bronin, quien es copresidente de la coalición de intereses que impulsa el plan. «Pero ahora tenemos un presidente que ha hecho de la infraestructura ferroviaria una pieza central de su campaña. Esperamos que el Congreso esté a la altura del momento y adopte el tipo de iniciativa que Estados Unidos ha hecho en el pasado y necesita hacer de nuevo».

Te puede interesar: Biden suma respaldo republicano para su plan de alivio económico

Robert Yaro, un planificador de la Universidad de Pensilvania y expresidente de la Asociación de Plan Regional, desarrolló el último modelo. Debido a las recientes mejoras en la tecnología de túneles, dijo, el plan parece bastante razonable.

«Hay 36 túneles de esta longitud o más que se han construido o están en construcción en todo el mundo tan solo en los últimos 10 años, más de 100 en los últimos 20 años», indicó. «Esto es lo que está haciendo el mundo».

Los críticos han rechazado el plan, señalando que a lo largo de las décadas, los funcionarios no han logrado obtener aprobaciones locales y ambientales para ideas de transporte mucho más pequeñas.

Pero Yaro dijo que él y los otros arquitectos del plan diseñaron el túnel para que cayera a 100 pies por debajo del fondo para minimizar sus efectos de sonido en el medio ambiente. Los beneficios económicos de facilitar los viajes entre dos centros económicos superarían los costos en una región que tiene el 11% de la población y representa el 14% de la economía del país, comentó.

El viaje en tren de New Haven a Nueva York toma unos 20 minutos más que hace unas décadas debido a la infraestructura obsoleta, señaló. Y la contaminación de carbono creada por el tráfico en carreteras también debe considerarse, dijo.

«Esto tiene que estar sobre la mesa», indicó. «Y tenemos que pensar en esto según los términos de cómo deben ser los próximos 50 años de inversión en transporte».

Con información de Associated Press.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.