La Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó el jueves, 21 de enero, un medicamento inyectable mensualmente para tratar el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

El medicamento recientemente aprobado, que se llama Cabenuva, representa un avance significativo en el tratamiento de esta enfermedad crónica.

ViiV Healthcare, la compañía global especializada en VIH propiedad mayoritaria de GSK, confía en la mayor comodidad de recibir una inyección mensual, incluso siendo administrada por un profesional de salud. La compañía, que está controlada en gran parte por GlaxoSmithKline ( GSK ), recopiló datos que muestran que nueve de 10 pacientes en estudios fundamentales afirmaron preferir la inyección a tomar píldoras todos los días.

“Hasta la fecha, todos los tratamientos para el VIH han requerido tomar pastillas a diario para mantener la supresión virológica. Por el contrario, Cabenuva es un régimen de dos medicamentos que se administra solo una vez al mes en dos inyecciones. Es importante reconocer que las inyecciones no se pueden autoadministrar y pueden estar asociadas con un malestar leve o moderado en el lugar de la inyección durante varios días». Amy Colson, MD, directora de investigación, Community Research Initiative.

Te puede interesar: Demócratas buscan alternativas al juicio político después que los republicanos asomaran la posible absolución de Trump

Dos estudios clínicos mayores a 1.100 pacientes de 16 países encontraron que Cabenuva fue tan eficaz para suprimir el virus como los tres medicamentos orales que tomaron los pacientes durante el período de estudio de 48 semanas.

Sin embargo, Community Research Initiative advierte que Cabenuva no es un tratamiento apropiado para todos los pacientes con VIH y no se recomienda para aquellos con resistencia a cabotegravir o rilpivirina o aquellos que han experimentado depresión debido a la rilpivirina. Los pacientes deben consultar con sus médicos si están interesados.

La aprobación se produce más de un año después desde que ViiV esperara obtener luz verde para el tratamiento. A fines de 2019, la FDA emitió una llamada carta de respuesta completa y explicó que no se podía otorgar la aprobación en ese momento debido a problemas con la química, la fabricación y los controles, que se utilizan para determinar la seguridad, la eficacia y la calidad.

El medicamento recientemente aprobado, que se llama Cabenuva, representa un avance significativo en el tratamiento de esta enfermedad crónica.

ViiV Healthcare, la compañía global especializada en VIH propiedad mayoritaria de GSK, confía en la mayor comodidad de recibir una inyección mensual, incluso siendo administrada por un profesional de salud. La compañía, que está controlada en gran parte por GlaxoSmithKline ( GSK ), recopiló datos que muestran que nueve de 10 pacientes en estudios fundamentales afirmaron preferir la inyección a tomar píldoras todos los días.

“Hasta la fecha, todos los tratamientos para el VIH han requerido tomar pastillas a diario para mantener la supresión virológica. Por el contrario, Cabenuva es un régimen de dos medicamentos que se administra solo una vez al mes en dos inyecciones. Es importante reconocer que las inyecciones no se pueden autoadministrar y pueden estar asociadas con un malestar leve o moderado en el lugar de la inyección durante varios días». Amy Colson, MD, directora de investigación, Community Research Initiative.

Te puede interesar: Demócratas buscan alternativas al juicio político después que los republicanos asomaran la posible absolución de Trump

Dos estudios clínicos mayores a 1.100 pacientes de 16 países encontraron que Cabenuva fue tan eficaz para suprimir el virus como los tres medicamentos orales que tomaron los pacientes durante el período de estudio de 48 semanas.

Sin embargo, Community Research Initiative advierte que Cabenuva no es un tratamiento apropiado para todos los pacientes con VIH y no se recomienda para aquellos con resistencia a cabotegravir o rilpivirina o aquellos que han experimentado depresión debido a la rilpivirina. Los pacientes deben consultar con sus médicos si están interesados.

La aprobación se produce más de un año después desde que ViiV esperara obtener luz verde para el tratamiento. A fines de 2019, la FDA emitió una llamada carta de respuesta completa y explicó que no se podía otorgar la aprobación en ese momento debido a problemas con la química, la fabricación y los controles, que se utilizan para determinar la seguridad, la eficacia y la calidad.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.