Moisés Mejía Umana falleció de COVID-19 este martes en el Hospital El Salvador. Tenía 35 años y trabajó durante cuatro en la Unidad Médica del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) de Santa Tecla donde contrajo el virus mientras atendía a pacientes positivos.

Zulma Perla, esposa de Moisés y quien es enfermera del Hospital Amatepec, asegura que en la Unidad Médica no tienen las condiciones para atender a pacientes con la enfermedad y aún así fueron ingresados e incluso algunos murieron ahí. Además, el equipo de bioseguridad que le fue brindado a Moisés no era adecuado para él.

“Mi esposo trabajaba en un hacinamiento, tenían pacientes que fallecieron porque no era una unidad adecuada para pacientes COVID, ahí fue donde él se contaminó. Mi esposo medía dos metros y nunca tuvo un traje que le quedara. Durante mucho tiempo ellos atendieron a pacientes COVID y no estaban preparados para hacerlo. No es una unidad para paciente positivos”, enfatizó Zulma.

Zulma asegura que pondrá una denuncia en la Fiscalía General de la República (FGR) contra el Hospital de El Salvador y la Unidad Médica donde su esposo trabajaba porque no le brindaron la atención que él necesitaba.

La primera denuncia que hace Zulma fue que la Unidad donde él trabajaba no prestó la atención a su esposo y se negó a aplicar el tratamiento de plasma alegando que no era un hospital y no estaba apto para el proceso. Sin embargo, sí ingresaron a pacientes con la enfermedad.

“En la Unidad Médica donde él trabajaba pedimos que le pusieran el plasma pero la directora no quiso porque dijo que no era hospital cuando había pacientes con COVID ingresados ahí, hubo hacinamiento de pacientes y hasta murieron, pero a él no le quisieron brindar atención”, dijo.

Moisés era hipertenso y el virus avanzó rápido en él, a pesar de que el único síntoma que presentó fue la fiebre. Él fue ingresado el 10 de agosto y tuvo complicaciones con los riñones, pero en el Hospital El Salvador no le dieron tratamiento y tampoco fue examinado por un nefrólogo porque ahí no tienen especialistas, según la información que dio Laura Miranda, directora del Hospital a Zulma.

“Hablé con la directora del Hospital y me dijo que iba a ver si podían conseguir (un nefrólogo), que iba hacer todo lo posible por conseguir porque no tenían y quien se encarga de todo eso es el intensivista, pero él no es un especialista”, dijo.

De hecho, quien se dio cuenta de la insuficiencia renal aguda que tenía Moisés fue ella, cuando logró entrar a verlo al Hospital porque hasta ese momento nadie había examinado a su esposo.

“¿Cómo yo sí me di cuenta y quienes estaban a cargo de él no?”, cuestiona, y agrega: “Él tenía una insuficiencia renal aguda y cuando hablé con el intensivista dijo que nadie se lo había reportado. Mi esposo necesitaba un nefrólogo y nunca lo vio uno. Necesitaba un infectólogo y nunca lo vio uno. Él médico que está a cargo de los pacientes los revisa una vez a la semana”, relata.

Con información de El Salvador

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.