El anillo de bodas donado de forma anónima por una viuda que lo lanzó en uno de los potes rojos (red kettles) del Salvation Army, ha sido regresado a su dueña. Otra viuda, que también ha decidido mantenerse anónima, donó $21 mil al Salvation Army y devolvió el anillo a su dueña. En una reunión privada ambas viudas descubrieron que tenían mucho en común y que ambas habían sido voluntarias del Salvation Army.

“Usted ha hecho de esta mi mejor Navidad”, dijo la donante de $21,000. “Y usted me ha dado mi mejor Navidad”, dijo la mujer que había donado el anillo. “Y usted ha dado una buena Navidad para todos estos niños”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.