Los días son más largos, y el clima poco a poco se mejora. El verano ya estáprácticamente aquí y basta una visita a lugares de esparcimiento yentretenimiento familiar para notar que aún en días un tanto lluviosos,familias enteras y grupos de estudiantes salen a divertirse. Es la época enla que el Franklin Park Zoo, el zoológico de Boston, comienza a verse másvivo mientras las risas de los pequeños se mezclan con los ruidos de losanimales que se ponen más activos cuando mejora el clima.

El martes pasado en una visita al zoológico observamos varias familias yalgunos grupos de escuelas con sus maestros y guías. «Pues como él no tiene(que ir a la) escuela, para hacer una actividad diferente, decidimos veniral zoológico» dijo Moira Romero mientras su hijo de tres años Maaden, latiraba del brazo para ver animales.

Soomyung Kim, profesora en la escuela Montessori de Riverbend, Massachusettsdijo que llevó a nueve niños de kindergarten que estudiaron zoología, paraque tengan experiencia de primera mano con animales. Kim dijo que con laayuda de los empleados del zoológico, no fue difícil organizar la excursión.

Soomyung Kim, con su clase de la escuela Montessori en Riverbend

Quienes van al Franklin Park Zoo hacen de su día una experiencia única que nosolo incluye ver animales, sino también sentarse a comer algo y observaralguna de las presentaciones especiales de animales cuando estas estándisponibles.

Adelantándose al gran flujo de visitantes que trae el verano, todos quienesforman parte del Zoo están preparados para servir mejor al público. Porejemplo, quienes trabajan de cerca con los animales se preocupan de que lasdiferentes especies se adapten a vivir rodeadas de visitantes y se mantengansaludables. Tal es el caso de Hope Pinkney, entrenadora de animales, y NancyFantom, una voluntaria de New Hampshire, quienes alimentaban a dos cálaosterrícolas, después de que estos pájaros realizaran algunos ejercicios. «Estepájaro muy inteligente, distingue palabras y colores. Entrenamos a todos losanimales, para crear un vínculo que permitirá cuidarles, y paraestimularlos», comentó Pinkney, quien trabaja para el zoológico desde casidos años.

Las personas que deben atender al público dentro del parque también prevénmuchos visitantes al zoológico. Ariel Peralta quien empezó a trabajar en elrestaurante Giddy Up Grill justo el día que El Planeta visitaba el Zoo, contóque conoce que va a tener muchos clientes en verano. Quienes decidan saludara Peralta podrán comer un «Perfect Pretzel» por $3.50 o pedir un «SavannahBurger» por $5.50, entre otras comidas.

Entre los visitantes que más disfrutan el verano en el Zoo están aquellos quetienen una membresía. Es el caso de Belinda Phillips, sus dos hijas, y DanielDávila quienes visitaban el Franklin Park Zoo sin pagar admisión gracias aque son miembros, pero Phillips dijo que la entrada de $17 por un adulto eraalta. Romero, en cambio, opinó que el Zoo ofrece muchas promociones paraahorrar dinero, pero que es difícil llegar sin coche.

Además de promociones, como la llamada «Â¡Sábados a Precio de Niños!» queocurre una vez al mes y permite a adultos comprar boletos a precio demenores, el zoológico cumple 100 años de vida este sábado 19 de mayo. En elaño de su centenario esta atracción turística tiene preparadas sorpresas comoel estreno de «Zoorassic Park» este 26 de mayo, una exhibición en la quedinosaurios gigantes se «adueñan» del parque zoológico.

Jackie Scribner quien acompañó a su hijo Hunter, y nueve niños de primercurso de Peabody Public Schools, dijo que llevará su hijo a ver a losdinosaurios «porque esto encantaría a cualquier niño de esa edad». Pero enrealidad, no hay edad para sorprenderse con las maravillas que el reinoanimal presenta en todo su esp

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *