EL CAIRO (AP) – El descubrimiento de cáncer de próstata en una momia de 2.200 años de antigà 1/4edad indica que la enfermedad se debió a la genética y no al ambiente, afirmó una profesora de la American University en El Cairo.

La dicotomía genética-ambiente es clave para comprender el cáncer.

La profesora Salima Ikram, miembro del equipo que estudió la momia en Portugal durante dos años, afirmó el domingo que pertenecía a un hombre que murió entre los 40 y los 50 años de edad.

Agregó que es el segundo caso conocido más antiguo de cáncer de próstata.

«Las condiciones de vida en la antigà 1/4edad eran muy diferentes: no había contaminantes ni alimentos modificados, lo que nos lleva a suponer que la enfermedad no está vinculada necesariamente con factores industriales», dijo.

Una declaración de su universidad dice que el caso más antiguo pertenece al esqueleto de un rey en Rusia de hace 2.700 años.

Copyright 2012 The Associated Press.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *