No hay un montón de películas en estos días en Hollywood que se filman en nuestro idioma. Y pocas de esas películas son comedias. Así que cuando el gringo Will Ferrell y sus amigos de el sitio de Internet Funny or Die decidieron hacer un telenovela / película estilo «mexploitation» (cine que «explota» de modo exagerado elementos temáticos del cine mexicano) en español, no sólo marcaron un logro, sino que también nos dieron un soplo de aire fresco que esperábamos con ansias.

Will Ferrell interpreta al humilde ranchero Armando Álvarez en la película «Casa de Mi Padre» del director Matt Piedmont. A pesar de ser el hijo mayor de la familia, su hermano menor, Raúl, más rico y «cool», parece ser el obvio sucesor designado de su padre para controlar los negocios de la familia Álvarez. Pero el dinero que el menor de los Álvarez trae proviene de las drogas, lo que ocasiona una batalla entre Raúl y un capo de la droga local. Para multiplicar los problemas de Armando está la nueva novia de su hermano. Armando se enamora de ella tan pronto la ve, lo que enfrenta a los hermanos. Pero hay más problemas: La DEA (Drug Enforcement Administration, por sus siglas en inglés) aparece para investigar los negocios de Raúl, porque sospechan que está traficando drogas. Ante todo esto, ¿Qué puede hacer un ranchero ingenuo como Armando Álvarez?

El elenco es increíble y Ferrell aprendió sus líneas en español fonéticamente; solamente se notaba un acento marcado en algunas líneas del diálogo. Para «Casa», regresa el talentoso equipo de Diego Luna y Gael García Bernal, de «Y Tu Mamá También» y «Rudo y Cursi». Una actriz veterana de las telenovelas, Génesis Rodríguez, es la encargada de convertir en un hombre «hecho y derecho» al adulto con corazón infantil que interpreta Will Ferrell. Rodríguez realmente parece haber despegado recientemente con su participación en el filme «Man on a Ledge», y espero que podamos llegar a ver más de ella. Casi todo el diálogo de la película se hace en el estilo melodramático de una telenovela, lo que no sucede a menudo en la pantalla grande. Los cineastas buscaban incorporar varias referencias del mundo del cine, inspirándose en películas de James Bond, cine de explotación, y utilizando secuencias que emulan sueños extraños como las del director Alejandro Jodorowsky, haciendo de «Casa» un juego de «I Spy» para los cinéfilos.

Sé lo que estás pensando: «Â¿Otra representación de los latinos conectados a la problemática del narcotráfico?» Eso no tiene gracia. Sin embargo, en una demostración de sensibilidad, la película se cuida de no decir que todos los latinos son narcotraficantes o usuarios de drogas. Juega en contra de los estereotipos y las expectativas, y elimina los prejuicios con iconos culturales y la mitología para un efecto mucho más profundo de comedia. Por llevar a nuestros actores a un público más amplio, «Casa» puede considerarse un logro. Realmente es algo que no hemos visto en mucho tiempo en las grandes salas de cine. Espero que para aquellos que vayan al cine a ver «Casa de Mi Padre», la recompensa sea un momento de diversión que sea tan bueno como fue el que yo tuve al ver la película.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *