La primera en ganar fue Mo’Nique, quien quizás no debería haber mostrado tanta emoción tras obtener el Globo de Oro a la Mejor Actriz de Reparto en Precious, dejando sin presea a Penélope Cruz por Nine.

Por el lado de los premios ‘menos serios’, Paul McCartney subió al escenario a entregar el galardón a la Mejor Película Animada, afirmando que «la animación no es sólo para niños, sino también para adultos que toman drogas», lo que generó las risas de los presentes. Tal y como estaba previsto, Up, de los estudios Pixar, se llevó la estatuilla.

La pareja más interesante de la noche, Cher y Christina Aguilera, concedieron los Globos de Oro a la Mejor Canción (que ganó Crazy Heart) y Mejor Música (que recibió Michael Giacchino por Up). Meryl Streep, que competía contra sí misma -por sus papeles en Julie & Julia e It’s Complicated, que sumaban 25 nominaciones a los Globos de Oro a lo largo de su carrera- ganó por la primera y dedicó el premio a la Mejor Actriz en Comedia o Musical a su madre.

La segunda gran ovación de la noche, tras la de Mo’nique, se la llevó Sophia Loren, quien presentó el Globo de Oro a la Mejor Cinta Extranjera, cuyo ganador fue el alemán Michael Haneke por The White Ribbon, dejando así sin premio a Pedro Almodóvar y a Sebastián Silva por la película española Los Abrazos Rotos y la chilena La Nana, respectivamente. Al final la única representante latina en el escenario fue la colombiana Sofía Vergara que, vestida no tan bien por Carolina Herrera, presentó una de las preseas. Otro premio ganador fue el de Christoph Waltz por su labor como el cazador de judíos en Inglourious Basterds, la última cinta de Quentin Tarantino.

Todos los presentes en la gala se pusieron en pie en el momento que Martin Scorsese fue nombrado como receptor del premio honorífico Cecil B. DeMille a una excepcional carrera cinematográfica. El autor de Taxi Driver, Casino y The Departed fue acompañado en el escenario por Robert De Niro y Leonardo DiCaprio, quienes han colaborado con el director en varias ocasiones.

Tras una broma de mal gusto de Ricky Gervais sobre el pasado alcoholismo de Mel Gibson, éste leyó el nombre de James Cameron como Mejor Director por Avatar, quien reconoció que esperaba que lo ganara su exesposa, Kathryn Bigelow por The Hurt Locker, su principal rival.

Minutos después de que Arnold Schwarzenegger presentara imágenes de Avatar y se atreviera a bromear acerca del presupuesto y la bancarrota del estado que gobierna, Jeff Bridges ganó su primer Globo de Oro por Crazy Heart, su cuarta nominación, siendo ovacionado de pie (dedicó el galardón a su fallecido padre, Lloyd Bridges). Finalmente Avatar se confirmó como la gran vencedora con la mejor película.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *