El Boston Globe reporta que James Burke de 41 años, un empleado de la Corte de Chelsea, aparentemente tuvo sexo con una prostituta en el mismísimo cuarto donde se iba a llevar a cabo el juicio de la profesional de los placeres carnales. La prostituta declaró que Burke prometió que si tenían sexo, él la ayudaría a que le retiren los cargos.

Lee la noticia aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.