El taxista Joseph Cohen llevó en su van a una familia, la dejó en la puerta de su casa y arrancó a buscar su siguiente cliente. Lo que el taxista nunca esperó es que la familia deje olvidada dentro del auto a una niña de 5 años quien estaba dormida. Cohen regresó de inmediato a dejar a la niña pero casi es suspendido por la Policía ya que siguió una ley que obliga a los taxistas a inspeccionar sus taxis después de que los pasajeros se bajen.

Lee la noticia aquí

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *