Por Eduardo A. de Oliveira

Las autoridades sanitarias de Massachusetts anunciaron la decimoprimera muerte en el estado por el virus H1N1 (gripe porcina) el pasado lunes 17 de agosto.

Aunque las autoridades no revelaron el nombre de la víctima, la comunidad brasileña de Martha’s Vineyard sabe muy bien que el difunto es Elton Barbosa, un pintor de 26 años que se mudó a la isla de Cape Cod hace cuatro años. Barbosa murió el viernes después de varios días en coma inducido en el Hospital General de Massachusetts (MGH, por sus siglas en inglés).Descrito por sus amigos como «un joven enérgico», Barbosa fue ingresado en el MGH aún consciente pero con severas complicaciones respiratorias. El Departamento estatal para la Salud Pública (DPH, por sus siglas en inglés) reveló que Barbosa no tenía ninguna dolencia anteriormente conocida.

«Todas las muertes causadas por la gripe son trágicas, pero aún más cuando se lleva a una persona jóven», dijo el Comisionado del DPH, John Auerbach. «Este caso es un recordatorio de lo serio que es el tema de la gripe y es por eso que estamos concentrados en prepararnos para la próxima temporada de influenza».

Para varios amigos y para la esposa de Barbosa, Patricia, su memoria permanecerá siempre viva. «Ã‰l era un hombre fuerte, siempre de buen humor, lleno de vida. El domingo antes de ser ingresado en el hospital estaba feliz.

Estuvo pescando con algunos amigos», dijo Raquel Coordeiro, tutora de en una clase sabática en la Iglesia Adventista de Framingham, congregación frecuentada por Barbosa y su esposa.

El pastor de la iglesia, Eliaquim Melo, visitó a Barbosa varias veces, y hasta llegó a pasar una noche en el hospital. «En el hospital lo trataron muy bien. Tuvo todo los cuidados que necesitó», dijo el Pastor Melo. En la Iglesia Adventista, una congregación de 90 feligreses rezó por la supervivencia de Barbosa.

En vísperas de su muerte, el Pastor Melo le administró la extremaunción, un sacramento religioso que prepara para su viaje al cielo a aquellos cerca de la muerte.

«Cuando realizamos la unción, ponemos en las manos de Dios el destino de la persona para que, si Él quiere, salvarlo o determine su muerte», explicó el Pastor Melo. Pero el viernes 15 de agosto, el Pastor Melo estaba presente en el centro hospitalario cuando Barbosa requirió la ayuda de varios doctores debido a complicaciones que finalmente segaron la vida del joven brasileño. «Cuando se dieron cuenta de que ya no había nada que hacer, gritaron. Incluso la enfermera que vino para darme la mala noticia lloraba», dijo el pastor a EthnicNEWz.org.

Elton Barbosa no es el primer brasileño que muere a causa de la gripe H1N1 en los Estados Unidos. El 30 de mayo pasado, Caitlin Ana Treat Huber, una mujer brasileña que fue adoptada por padres americanos cuando era un bebé, murió debido a complicaciones causadas por la conocida gripe porcina.

Treat Huber estaba embarazada de seis meses de su segundo bebé. El bebé fue salvado después de que los doctores realizaran una cesárea en vísperas de la muerte de la madre.

Según las últimas cifras de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, 477 personas han muerto como consecuencia de la gripe H1N1 en los Estados Unidos.

Como contraste, cabe señalar que cada año la gripe estacional causa aproximadamente 250,000 hospitalizaciones y 36,000 muertes a escala nacional.

Barbosa fue velado en el Fitzgerald & Collins Funeral Home de Marlborough. La familia anunció sus intenciones de transportar su cuerpo a Espírito Santo, provincia situada en la costa sudeste de Brasi.

Según amigos íntimos, el envío del cuerpo puede cos

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.