Iowa City, IA–Es poco probable que los estudiantes que no cumplan con los estándares de aprovechamiento académico y profesional desde que cursan el octavo grado puedan estar debidamente preparados para graduarse de escuela superior (secundaria), según indica el más reciente estudio realizado por ACT, Inc., «Olvidados en la Escuela Intermedia» (The Forgotten Middle»).

Los hallazgos del estudio sugieren que el nivel de aprovechamiento académico de los estudiantes en octavo grado tiene mayor impacto en determinar si están preparados para la universidad y para la carrera profesional al momento de graduarse de la escuela superior que ningún otro factor estudiado, incluidos los cursos tomados y las calificaciones obtenidas en la escuela superior, y las características demográficas como género, raza, e ingreso familiar.

«El octavo grado es un punto crítico para los estudiantes dentro del proceso de planificar una carrera universitaria y profesional», dijo Cynthia B. Schmeiser, presidente y principal oficial de operaciones de la División de Educación de ACT, quien añadió que, si los estudiantes no se preparan para las exigencias universitarias y profesionales desde el octavo grado, «el impacto podría ser casi irreversible».

Los hallazgos reflejan que en los Estados Unidos, muy pocos estudiantes de octavo grado cumplen con los estándares de aprovechamiento académico que los preparan para una futura educación universitaria al momento de graduarse de escuela superior. Solamente el 16 por ciento de los estudiantes graduados recientemente de escuela superior incluidos en la investigación de ACT, cumplían con, o excedían los estándares (College Readiness Benchmarks) establecidos por la organización, en las cuatro materias principales–inglés, matemática, lectura y ciencia–en la prueba EXPLORE. Dicha prueba mide las destrezas académicas entre los estudiantes de octavo grado. Los estudiantes que cumplen con estos estándares académicos estarán listos para la carga universitaria una vez se gradúen de escuela superior. Estar listos o preparados para la universidad se define aquí como el tener una alta probabilidad de obtener una calificación de C o más en los cursos de primer año de universidad en cada una de las materias mencionadas.

El estudio sugiere que cumplir con los estándares de aprovechamiento académico en el octavo grado ubica a los estudiantes en una trayectoria hacia el éxito más allá de la escuela superior.

Entre los tres grupos de estudiantes de octavo grado incluidos en el estudio de ACT–aquellos cuyos resultados en la prueba EXPLORE están dentro de los estándares, los que les faltó poco cumplir con dichos estándares, y los que estuvieron muy por debajo de los mismos–solamente aquellos cuyos resultados estaban dentro los estándares, estarán realmente preparados para la universidad cuando lleguen a los grados 11 y 12 de escuela superior.

«Las implicaciones de esta investigación son claras», dijo Schmeiser. «Si queremos mejorar la preparación para la universidad entre los estudiantes graduados de escuela superior, necesitamos intervenir desde los grados intermedios, antes de que lleguen a la escuela superior». Los resultados del estudio afectan no solo la forma en que preparamos a nuestros estudiantes para la escuela superior, sino también las estrategias que usamos para intervenir con aquellos estudiantes que están rezagados académicamente cuando ya están en dicho nivel. Ambos factores son críticos para asegurar que los estudiantes que se gradúan de escuela superior estén debidamente preparados para la universidad y para su carrera profesional. &l

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.