El Boston Herald publicó un artículo en el que se develan todas las dificultades por las que, en algún momento de su carrera, pasan quienes trabajan bajo el disfraz de mascota de alguno de los equipos de New England. Aprende por qué no cualquiera tiene lo que se necesita para ser Wally, Lucky o Pat.

Lee la noticia aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.