La Secretaria de Estado, Hillary Clinton, se ha mostrado molesta por la relevancia que dan en algunos países a su marido Bill Clinton cuando es ella en realidad la jefa de la diplomacia estadounidense.

«Mi esposo no es el secretario de Estado, soy yo», declaró una molesta Hillary en su reciente visita al Congo. Además añadió que no estaba dispuesta a ser la portavoz de su marido continuamente.

Siga leyendo en http://www.elmundo.es/elmundo/2009/08/11/internacional/1249988141.html

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.