Lo reportó el Boston Herald: se pueden llevar el vehículo proporcionado por el estado a casa y utilizan gasolina pagada con tus impuestos. Hablamos de 501 afortunados empleados estatales que no sienten el golpe del alto costo de la gasolina que afecta a todos. Entre los afortunados están inspectores de ascensores, un trepador de árboles y un pintor de puentes.
Lee la noticia aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.