Mis hijos han participado en cada una de mis películas para toda la familia. A veces hicieron de dobles de otros niños, otras fueron niños robots en pantalla, y también fueron espías que vencen a adultos. Ellos siempre han sido parte de nuestro negocio familiar, que es hacer películas.

Es fácil dejar volar la imaginación cuando juegas con tus propios niños, y creas actividades y películas caseras simplemente como diversión.

Siempre se nos ocurren ideas buenísimas, que me inspiran para realizar otra nueva película para la toda familia.

Mis hijos tuvieron mucho que ver en la creación de la historia de Sharkboy y Lavagirl. Racer Max, mi segundo hijo, fue quien tuvo muchas de las ideas claves del filme y sugirió un montón de los detalles.

Después de esa película, mientras estábamos trabajando en la publicidad para el film, mi tercer hijo, Rebel (que en ese tiempo tenía tan solo 6 años) me dijo:
-«Ahora es mi turno de crear la próxima película, pues Racer Max hizo la última.»

Y yo le dije: -«Bueno, ¿qué película deberíamos hacer?»
Lo pensó por un momento, y me dijo: «Algo así como… los Little Rascals».
Yo había compartido con mis hijos mis episodios favoritos de los Little Rascals, y Rebel, que los recordaba muy bien, consideraba que eran muy buen entretenimiento para toda la familia.

Le respondí que sí inmediatamente. Me gustaba la idea de hacer una película con un grupo de protagonistas y con varias historias cortas. Podía llegar a ser muy divertido. Eso es lo que nos gustaba de los Little Rascals. Todos los niños del barrio eran protagonistas de sus propios cortometrajes. Estos cortos tenían buen tiempo de duración.

Comenzamos a jugar con la idea, y yo propuse que tal vez deberíamos hacer una serie de filmes como los de los Little Rascals, y que varios de esos episodios formarían la película.
Rebel dijo: -«Sí, y podemos llamarla «Shorts», los niños son bajitos (short en inglés) usan pantaloncitos cortos (shorts en inglés) y las historias son cortas». ¡Me pareció perfecto!

En la revista semanal Entertainment de Junio del año 2005, ya anunciaban que nuestra próxima película sería SHORTS, ¡incluso mencionaban al Booger Monster! Es que ya teníamos la idea en mente cuando hicimos los reportajes de prensa para Sharkboy y LavaGirl. Fue una idea que se fue gestando a lo largo de varios años.

Muchos de los elementos clave del filme, surgieron en esa primera sesión con mis hijos.

Inmediatamente comenzamos a pensar en una cantidad de ideas para realizar los cortos. Una historia trataría sobre el Booger Monster, otra sobre los hermanos que tratan de atrapar al monstruo de Loch Ness, otra sería sobre extraterrestres…

A los padres pegados los agregamos como un año después.
En esas primeras sesiones familiares, Rebel repetía algunas ideas una y otra vez, y estaban relacionadas con un cañón que hay en nuestra propiedad, al que él llamaba Crocodile Canyon.

También insistía en la idea de una piedra arco iris, que él y sus dos hermanos deberían tratar de conseguir.

Nosotros vivimos en una hacienda increíble. Yo compré esa propiedad, sin nada en ella, en 1997, y construí un castillo mexicano con fortaleza.

Mi idea era que algún día, podríamos hacer una película en mi propia casa, con mis propios hijos, y aunque fuera un cortometraje, lo realizaríamos juntos. La casa sería nuestro propio estudio de cine. (El castillo aparece en la película, y también nuestro cañón. ¡Finalmente terminamos filmando en mi propiedad!).

La idea de la roca se me había metido en la cabeza. Rebel estaba empecinado en que fuera una piedra arco iris, entonces se me ocurrió que la roca s

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.