Estados Unidos impulsa la industria de la energía eólica marina: ¿quiénes se encargan de su desarrollo?

por | Oct 25, 2021

Los trabajadores del hierro practican bajar al suelo a un colega herido. (Robin Lubbock / WBUR).

Miriam Wasser y Benjamin Storrow

Click here to read this article in English, by WBUR

Mantente informado con los temas más relevantes de política, economía, comunidad latina y salud. Suscríbete aquí a nuestros newsletters.


Billy Vietze todavía se siente culpable.

Trabajó en un proyecto de gas natural cerca de Boston hace varios años y quiere compensárselo al planeta.


Entonces, cuando su sindicato firmó un acuerdo este verano para construir el primer parque eólico marino en Estados Unidos, hizo una maleta y se dirigió a Cape Cod. Pronto se puso un arnés y estaba listo para escalar.

Mirando por una escalera de 18 pies en la Academia Marítima de Massachusetts, observa a los trabajadores del hierro de toda Nueva Inglaterra realizar un simulacro de rescate a una considerable altura. Usan poleas y cuerdas para bajar a los trabajadores del sindicato por el tipo de escaleras que se encuentran dentro de los ejes de las turbinas de energía eólica.

Los trabajadores de la construcción deben completar el curso de seguridad para poder aspirar a uno de los 500 empleos sindicales en Vineyard Wind, un proyecto de 62 turbinas eólicas a 15 millas al sur de Martha’s Vineyard.

Para Vietze, es más que un trabajo. Es una oportunidad para dar paz a su conciencia.


“Todo el mundo sabe que hay una cantidad finita de combustibles fósiles y que quemarlos no es bueno para nuestro medio ambiente”, dijo Vietze durante un descanso de su entrenamiento. “Ésta es una energía confiable, limpia y renovable que puede ayudar a nuestro país a medida que avanzamos y brindar un buen futuro para nuestros niños”.

Billy Vietze, de West Roxbury, practica el rescate de un colega lesionado durante una sesión de entrenamiento. (Robin Lubbock / WBUR).

Vietze está en la primera línea de un cambio radical en la industria energética de Estados Unidos. Durante décadas, los trabajadores manuales se ganaron la vida en los sectores del carbón, el petróleo y el gas natural. Las energías renovables han tenido problemas para ofrecer los mismos salarios y beneficios.

Los trabajadores de la energía eólica y solar en tierra tienden a ganar menos que sus contrapartes en los sectores de combustibles fósiles. También es menos probable que pertenezcan a sindicatos.

La energía eólica marina representa una oportunidad para cambiar todo esto.

Con 16 proyectos propuestos a lo largo de la costa este, y la probabilidad de que esa cifra aumente, Estados Unidos podría ver miles de turbinas desplegadas a lo largo de sus costas. La energía eólica marina es un pilar de la estrategia climática del presidente Biden en su esfuerzo por intentar reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y crear nuevos puestos de trabajo.

Los estados del noreste esperan que la nueva y masiva industria pueda invertir fortunas en los puertos pesqueros que se encuentran en graves apuros económicos. Los activistas climáticos, por su parte, creen que la industria pudiera ayudar a abordar problemas históricos de justicia ambiental.

Pero la industria eólica marina no cumplirá estas promesas por sí sola. Los expertos dicen que se necesita una planificación cuidadosa por parte de los formuladores de políticas y los desarrolladores para crear buenos empleos en las comunidades que los necesitan. Parte de ese trabajo ha comenzado, pero gran parte no.

Los trabajadores de la construcción como Vietze podrían beneficiarse de la cascada inicial de proyectos, pero la mayoría de los trabajos a largo plazo se realizarán en fábricas que producen piezas de turbinas. En este momento, la mayoría de estas fábricas se encuentran en Europa. También son fabricados allá los barcos especializados que se utilizan para instalar turbinas tan grandes como la Torre Eiffel.

El trabajador del hierro Oronde Hale se ancla a una escalera durante el entrenamiento. (Robin Lubbock / WBUR).

Mientras tanto, apenas se está comenzando a trabajar para garantizar que las personas de color, que han sido desproporcionadamente afectadas por la contaminación causada por la quema de combustibles fósiles, se beneficien de los empleos y de las inversiones asociadas a la energía eólica marina.

“Nada de esto está dado por hecho”, dijo Eric Hines, profesor de la Universidad de Tufts que dirige el programa de posgrado en ingeniería eólica marina de la escuela y ha asesorado a los legisladores de Massachusetts. “Realmente depende de nosotros”.

Una industria completamente nueva

Estados Unidos ya intentó antes lanzar una revolución eólica marina.

En 2001, cuando Vietze todavía estaba en la escuela secundaria, un desarrollador quería instalar 130 turbinas en el Nantucket Sound. Cape Wind se encontró con una feroz oposición de los lugareños que estaban preocupados por sus impactos ambientales y económicos en el Sound. Los oponentes estaban particularmente preocupados por el hecho de que estarían mirando turbinas a lo largo de todo el horizonte.

Jim Gordon de Cape Wind hace un gesto hacia una carta náutica del proyecto mientras Steven Zwolinski de GE observa durante una conferencia de prensa en 2002. (Patrick Whittemore / Boston Herald a través de Getty Images).

Partidarios y oponentes a Cape Wind manifiestan en Woods Hole durante una visita en 2010 del entonces secretario del interior, Ken Salazar. (Joanne Rathe / The Boston Globe a través de Getty Images).

La abuela de Vietze lo vio de otra manera. Ella llamó a Cape Wind “una revolución industrial de energía limpia”.

La revolución fue aplastada por oleadas de demandas y el proyecto Cape Wind fue abandonado en 2017.

Pero el impulso continuó en Europa. La energía eólica marina suministra ahora el 13% de la electricidad del Reino Unido. En Alemania, donde genera el 5,5% de la energía del país, la industria emplea a unas 24.000 personas. Muchos trabajan en fábricas que producen piezas de turbinas. China está instalando turbinas marinas a un ritmo vertiginoso, lo que pone a Asia en camino de superar a Europa como el mercado eólico marino más grande del mundo.

Las propias turbinas también están creciendo.

Vineyard Wind planea usar turbinas colosales, cada una capaz de generar 13 megavatios de energía. Eso es casi cuatro veces más electricidad de la que hubiesen generado las turbinas de Cape Wind.

En total, las cinco docenas de turbinas de Vineyard Wind podrían suministrar energía a 400.000 hogares y sustituir la quema de suficientes combustibles fósiles como para reducir las emisiones en 1,68 millones de toneladas anuales. El desarrollador dice que eso es el equivalente a sacar de circulación 325.000 autos cada año.

Una turbina eólica del parque eólico de Block Island. (Jesse Costa / WBUR).

Para Vietze, eso es una prueba de que la revolución de la energía limpia finalmente ha llegado.

“Ser parte del primer parque eólico comercial del país es emocionante”, dijo. “Me gustaría poder decirle a mi hijo en el futuro que yo fui parte de algo que ayudó a reducir las emisiones de carbono y que simplemente seré parte de esta nueva industria”.

Los partidarios de la energía eólica marina esperan que miles de trabajadores más sigan a Vietze. Biden estableció el objetivo de construir 30,000 megavatios de energía eólica marina para 2030, casi la misma cantidad de electricidad producida por todas las plantas de energía de Nueva Inglaterra.

Alcanzar esa meta crearía 77,000 puestos de trabajo esta década, según el Laboratorio Nacional de Energías Renovables. El trabajador de la construcción promedio en proyectos costa afuera podría ganar $132,000 al año, mientras que se espera que los trabajadores de la cadena de suministros ganen un promedio de $60,000 al año, según el laboratorio de energía.

Los líderes laborales esperan que los desarrolladores cumplan esas promesas.

El trabajador eólico terrestre promedio ganó $25.95 por hora en 2019, en comparación con $30.33 para los del sector del gas natural y $28.69 para los del carbón, según un informe de la Asociación Nacional de Funcionarios Estatales de Energía y la Iniciativa para las Energías del Futuro.

“Los trabajos tienen que ser buenos trabajos y las personas que los necesitan deben ser quienes los obtengan”, dijo Jon Grossman, un representante sindical en Service Employees International Union Local 509. “Y la transición de aquí hasta allá tiene que ser bien administrada. Eso se puede hacer, pero decir simplemente que la energía limpia crea puestos de trabajo no es suficiente”.

‘Sabíamos que estaba mal’

Vietze es un hombre musculoso con tatuajes en los antebrazos y uno en el cuello, una cruz irlandesa. Viene de una familia de limpiadores de ventanas que se remonta a su bisabuelo. Pero el negocio del lavado de ventanas ya no es lo que solía ser. Entonces, cuando sus amigos le contaron sobre los beneficios de atención médica que se ofrecen a los miembros del sindicato, Vietze optó por un cambio de carrera. Se convirtió en herrero después de completar su entrenamiento hace unos años.

Pronto estaba trabajando en una estación de compresión de gas natural en Weymouth. Las estaciones de compresión de gas ventilan compuestos orgánicos volátiles y metano, un gas fuerte que calienta el clima. En casos raros, se sabe que pueden explotar.

Manifestantes se paran frente a la puerta del edificio del compresor de gas en Weymouth durante su construcción en 2019. (Jesse Costa / WBUR).

Algunos amigos que vivían cerca estaban indignados. Le dijeron a Vietze que el proyecto amenazaba a su vecindario. Esperaba que los trabajadores del sindicato lo hicieran más seguro, pero en manos privadas tenía sus dudas. Le preocupaban los impactos ambientales.

Le dijo a un compañero de trabajo del sindicato Ironworkers Local 7 que algún día tendrían que compensarle al planeta por esto.

“No nos sentíamos bien”, dijo Vietze. “Sabíamos que era malo para el medio ambiente. Pero el proyecto se estaba llevando a cabo con o sin nuestros sentimientos al respecto”.

La administración Biden espera ofrecer a los trabajadores una opción diferente.

Ha desplegado un esfuerzo coordinado para impulsar la energía eólica marina al destinar 230 millones de dólares para mejoras en los puertos y ofrecer 3,000 millones de dólares en préstamos gubernamentales para nuevos proyectos. La administración ha prometido revisar 16 propuestas de proyectos de energía eólica marina en el primer mandato de Biden.

Los sindicatos son parte del plan.

Los técnicos del equipo de soporte del parque eólico de Block Island reparan una grieta en el aspa de una de las turbinas eólicas. (Jesse Costa / WBUR).

La Casa Blanca envió a Gina McCarthy, la asesora climática del presidente, a New Bedford este verano para revelar un acuerdo laboral entre Vineyard Wind y los sindicatos locales. Asegura que la mitad de los 1.000 trabajos de construcción del proyecto se destinarán a trabajadores sindicalizados.

La administración también respaldó una disposición en el paquete de reconciliación de presupuesto de $3,5 billones que requiere que los desarrolladores de energía eólica y solar paguen los salarios acordados para poder recibir en su totalidad los créditos fiscales renovables.

“Hay que tener una verdadera intención para esto. Si no, las cosas seguirán la tendencia de nuestra economía, que es la perpetuación de los empleos de bajos salarios ”, dijo Carol Zabin, quien dirige el Programa de Economía Verde en el Centro Laboral de la Universidad de California en Berkeley.

Alentar a los desarrolladores de energía eólica marina a trabajar con los sindicatos puede ayudar a garantizar que esos trabajos sostengan a una familia, dijo.

“Creo que es importante pensar en esto como una oportunidad de planificación industrial, algo inaudito en los Estados Unidos”, dijo Zabin. “No planificamos. Somos una economía de mercado. Dejamos que las piezas caigan donde tienen que caer y luego tratamos de limpiar el desorden”.

Algunos desarrolladores eólicos están alarmados por los esfuerzos del gobierno por garantizar que las turbinas y sus partes sean construidas por trabajadores estadounidenses. Dicen que podría obstaculizar inadvertidamente el crecimiento de la industria. Bill White, director de energía eólica marina de Avangrid, una de las dos empresas detrás de Vineyard Wind, comparó recientemente un importante proyecto de ley sobre el clima en el Congreso con la “Planificación Central Soviética”.

“Necesitamos pensar detenidamente sobre los impulsos potencialmente proteccionistas que podrían detener inadvertidamente el progreso en la construcción de la energía eólica marina”, dijo White al Financial Times.

En New Bedford, donde se ensamblarán las turbinas de Vineyard Wind antes de ser enviadas al mar, Dana Rebeiro está pensando en cómo asegurarse de que las comunidades negras, latinas e inmigrantes de la ciudad se beneficien de la promesa de la industria. El veinte por ciento de los residentes de New Bedford vive por debajo del umbral de pobreza.

La coordinadora de Vineyard Wind en Massachusetts, Dana Rebeiro, en un evento de divulgación en Covell’s Beach en Cape Cod. (Cortesía de Dana Rebeiro).

Rebeiro creció en viviendas públicas antes de servir tres períodos en el Concejo Municipal de New Bedford. Ahora, trabaja como enlace comunitario para Vineyard Wind. Ha estado haciendo trabajo de aproximación con los jóvenes, como comer una pizza via Zoom con niñas en un programa después de la escuela. Como mujer negra, dice que es importante que los jóvenes de New Bedford se vean representados en la industria.

“No ha habido una nueva industria en New Bedford durante bastante tiempo. Nuestros niveles de pobreza son bastante preocupantes”, dijo. “Entonces, para mí, se trata de ayudar a las personas a mantener su dignidad, y parte de la dignidad es poder tener un sueño y perseguirlo”.

Según el acuerdo laboral de Vineyard Wind, el 20% de los trabajos de construcción se reservarán para personas de color y el 10% se reservará para mujeres.

Pero los esfuerzos por crear una fuerza laboral más diversa apenas están comenzando. Hasta ahora, ese trabajo ha recaído principalmente en los estados y los desarrolladores. La administración Biden no ha hecho de la justicia ambiental un pilar de su plan de energía eólica marina. En cambio, la administración se centra en una iniciativa de todo el gobierno para proporcionar el 40% de todos los beneficios federales a las comunidades desfavorecidas.

Eso se tomará en cuenta para las decisiones sobre energía eólica marina, dice Tony Reames, asesor senior de la Oficina de Impacto Económico y Diversidad del Departamento de Energía (DOE, por sus siglas en inglés). Cuando el DOE considere aprobar préstamos para desarrolladores de energía eólica marina, por ejemplo, probablemente evaluará los planes de responsabilidad social de las empresas.

“No se pueden tomar estas decisiones sin crear una fuerza laboral que se parezca a Estados Unidos. Y no podemos tomar estas decisiones que continúan agobiando a las comunidades que han soportado la peor parte de nuestro sistema energético en el pasado”, dijo Reames. “Así que creo que hay mucho en juego como para no actuar de manera justa y equitativa; no hacerlo sería catastrófico”.

Los ambientalistas dicen que es hora de que los legisladores federales y estatales den un paso al frente. La creación de una nueva industria ofrece una oportunidad única para enfrentar las disparidades en el sistema energético del país.

“No sólo estamos presionando para lograr grandes cambios [y] compromisos de ‘vamos a invertir esta gran cantidad de dinero para resolver este problema’”, dice Suannah Hatch, directora de la coalición de energía limpia de la Liga Ambiental de Massachusetts. “Lo que verdaderamente hemos estado impulsando en Massachusetts son planes realmente detallados, completos y viables”.

Ella agregó: “Se necesita mucho trabajo duro porque gran parte de esta inequidad simplemente está arraigada en nuestra sociedad”.

Parques eólicos estadounidenses, pero construidos con piezas europeas

Los trabajos de construcción, como el que Vietze está tratando de conseguir, serán una fracción de los creados por la industria eólica marina. La mayoría estarán ubicados en una red de futuras fábricas que producirán los componentes para las turbinas: 8.000 piezas para cada máquina.

El Departamento de Energía cree que EEUU necesitará una acería, dos fábricas de monopilotes, dos fábricas de torres, dos fábricas de aspas, dos fábricas de góndolas y ocho fábricas de cables para cumplir con el objetivo de Biden.

Por ahora, esas fábricas están en Europa. Vineyard Wind probablemente comprará sus monopilotes a Alemania y sus cables de transmisión al Reino Unido. El buque gigante que se utilizará para instalar sus turbinas es propiedad de una firma belga y probablemente zarpará desde Dinamarca.

Claudine Hellmuth / E & E News (gráfico); tarras79 / iStock (diagrama); Freepik (banderas).

Los proyectos futuros podrían comprar más piezas en Estados Unidos.

U.S. Wind, un desarrollador con sede en Baltimore con un proyecto propuesto frente a la costa de Maryland, está reabriendo una antigua acería para fabricar cimientos. Un fabricante de cables de Carolina del Sur está renovando sus instalaciones para suministrar de cables a seis proyectos propuestos a lo largo de la costa este. Y Dominion Energy, una empresa de servicios públicos de Virginia, encargó un buque de instalación eólica a un constructor naval de Texas por 500 millones de dólares.

La Asociación Estadounidense de Energía Limpia, un grupo comercial que representa a la industria eólica, estima que la cadena de suministros podría crear hasta 40,000 empleos para 2030. Operar y mantener los proyectos una vez que estén todos construidos podría emplear a 4,300 personas.

“Estados Unidos tiene aspiraciones de construir una cadena de suministros a nivel nacional para esto”, dijo Hines, profesor de Tufts. “Es una idea fantástica. Será una inversión inteligente, pero también es una tarea difícil”.

El mes pasado, Vineyard Wind obtuvo $2,3 mil millones en financiamiento, allanando el camino para que comiencen las obras en una subestación en tierra ubicada en Barnstable. La empresa ha realizado pedidos de aspas de turbina, monopilotes y otros componentes.

Las torres de turbinas gigantes no se instalarán hasta 2023, pero Vietze ya sueña con mostrárselas a su hijo. Él prevé volar juntos desde el Aeropuerto Internacional Logan. El avión se dirige hacia el sur sobre Buzzard’s Bay y Cape Cod, pasando por Nantucket Sound y Martha’s Vineyard. Luego ven las turbinas gigantes que surgen del océano.

Mira esas turbinas, le dirá a su pequeño. Tu papá ayudó a construirlas. Tu padre, dirá, ayudó a construir una nueva industria en los Estados Unidos. Tu papá hizo algo para ayudar al mundo.

Los técnicos del equipo de soporte de Block Island Wind Farm reparan una grieta en el aspa de una de las turbinas eólicas. (Jesse Costa / WBUR).


MÁS LEÍDAS

15 actividades para celebrar la Navidad en Boston

Como es tradicional, la Navidad en Boston ofrece una gran cantidad y variedad de atractivos para disfrutar en familia o con amigos durante estas fechas especiales. Entre luces, teatro y pistas de hielo, hay muchos planes por hacer en la ciudad. A...

Concejo de Boston aprueba ampliar el servicio de bus gratuito

El Concejo Municipal de Boston, aprobó la solicitud de la alcaldesa Michelle Wu de destinar $8 millones en fondos federales para brindar servicio gratuito de transporte en las rutas de bus 23, 28 y 29 durante dos años. Este plan se implementaría en...