Opinión | El juego y la gestión del estrés

El documental "Por qué jugamos" (The power of play), de la cadena canadiense CBC, explica en detalles el papel del juego en el desarrollo de los seres humanos

por | Mar 23, 2021

ESTADÍSTICA. El juego infantil en los lugares privados, interiores y domésticos ronda el 75%, en detrimento de los espacios abiertos y libres/Pexels

En mis años de infancia, el escenario del juego era básicamente la calle. Hoy, los niños de Estados Unidos, Europa y otros lugares pasan cada vez más tiempo encerrados en sus habitaciones con los videojuegos.

Una investigación de la Universidad Complutense de Madrid (2018) halló que el juego infantil en los lugares privados, interiores y domésticos ronda el 75%, en detrimento de los espacios abiertos y libres. La cuestión no es baladí.

Para el neurocientífico Michel Desmurget, del Instituto Nacional de la Salud de Francia, los actuales nativos digitales presentan un coeficiente intelectual más bajo que sus padres. Esto se debe, según dijo a la BBC, al excesivo uso de pantallas recreativas (son diferentes a las pantallas educativas), que afecta «el lenguaje, la concentración, la memoria y la cultura».

Desmurget dice que el cerebro no es un órgano estable, por lo que sus características finales dependen de la experiencia. Y buena parte de esa experiencia está fuera de cuatro paredes, en la interacción con otros niños y mayores.


Hoy se argumentan disímiles razones para preferir la falsa seguridad de internet a los peligros del juego en exteriores. Es estrictamente cierto que hay amenazas para los niños en la calle. Sin embargo, la solución no es el aislamiento. Algo podemos hacer, teniendo en cuenta las particularidades de cada lugar.

El documental «Por qué jugamos» (The power of play), de la cadena canadiense CBC, explica en detalles el papel del juego en el desarrollo de los seres humanos. Primero muestra cómo funciona el juego en el mundo animal, donde no solo se divierten perros, gatos y monos, sino también reptiles e insectos. Luego, en experimentos con ratones, se observa cómo los animales privados del juego sufren mayor ansiedad social.

La conclusión es reveladora: el juego infantil genera capacidad extra para afrontar los reveses que nos deparará la vida y fortalece nuestras habilidades para gestionar el estrés. Además, introducir pequeños riesgos calculados en los juegos entre hijos y padres —como escalar o vencer obstáculos en la naturaleza—, ayudará a prevenir lesiones físicas y mentales en la vida adulta.

Al decir de Albert Einstein, «el juego es la forma más elevada de la investigación». Pensemos en ello, porque el debate sobre la ansiedad y el estrés empieza en la niñez.


www.CalaBienestar.news

WhatsApp: +1 305 360 9940

Twitter: @cala

Instagram: ismaelcala

Facebook: Ismael Cala


MÁS LEÍDAS

¿Tu empleador puede exigirte la vacuna?

En Estados Unidos, el proceso de vacunación contra el COVID-19 ha avanzado con rapidez. Si bien casi el 24% de la población está completamente vacunada, según el más reciente reporte de los CDC, también existen personas que tienen sus dudas acerca de las vacunas y han...

Foodtrucks en Boston: guía para comer al aire libre

Con la llegada del buen tiempo, a muchos les provoca salir a espacios públicos a comer. En estos casos, los foodtrucks son excelentes opciones. Los hay de todo tipo, desde los que ofrecen comida mexicana, colombiana o americana hasta aquellos que venden wafels,...

Qué hacer durante la primavera en Boston

El clima de la primavera invita a hacer planes fuera de casa, aprovechar el buen tiempo y disfrutar de la naturaleza. Las plantas florecen y todo alrededor se llena de color. Aprovecha este época para disfrutar junto a familia y amigos, pasear por la ciudad y...