¿Por qué los empresarios de color en MA no prosperan igual que los blancos? Un estudio explica

por | Jun 4, 2021

Un nuevo informe de The Boston Foundation revela la disparidad racial que existe en el acceso a créditos para pequeñas empresas en Massachusetts.

El estudio, titulado The Color of the Capital GapIncreasing Capital Access for Entrepreneurs of Color in Massachusetts, indica que la mitad de las pequeñas empresas en Estados Unidos no accede a créditos suficientes, pero esta proporción aumenta entre el 66 y 76 por ciento para los empresarios de color. En concreto, las comunidades negras y latinas emprenden con la misma fuerza que otros grupos étnicos y raciales, pero no prosperan igual. ¿Por qué? La falta de financiamiento, la disparidad en el capital de arranque, menor respaldo crediticio, entre otros, son algunos de los elementos que aumentan esta brecha, según el estudio.  

Mantente informado con los temas más relevantes de política, economía, comunidad latina y salud. Suscríbete aquí a nuestros newsletters.

Incrementar el acceso a préstamos para pequeñas empresas, regular mejor el sector financiero de la pequeña empresa,  aumentar la diversidad en las funciones de asignación de capital y aumentar el financiamiento para los proveedores de capital que pertenecen, o son operados por personas de color, son algunas de las sugerencias para eliminar la disparidad que pone sobre la mesa la Boston Foundation y Boston Indicators.

 "El capital es el alma de los negocios: para la contratación, el alquiler de instalaciones, la investigación y el desarrollo, el marketing, la investigación y las operaciones, dijo Orlando Watkins, Vicepresidente de Programas de The Boston Foundation. "Tenemos la responsabilidad moral de abordar esta inequidad".


Para los investigadores,  los fondos de recuperación federales y estatales relacionados con los esfuerzos de ayuda de COVID-19 brindan en este momento una oportunidad única para actuar y corregir las desviaciones. Los datos concluyen que la demanda insatisfecha de capital entre los empresarios de color, solo en Massachussetts, es de unos 574 millones de dólares anuales antes de la pandemia, cuatro veces más de lo que se ha dedicado para empujar la recuperación de las empresas federales y estatales.

La consecuencia es que –a lo inmediato– los negocios de los empresarios de color se hacen más pequeños, menos rentables, y más propensos a fracasar. Eso explica, de alguna manera, por qué las tasas de propiedad de empresas son especialmente bajas entre las comunidades negras y latinas, a pesar de que emprenden en igual número per cápita que otros grupos raciales. 

La inequidad de oportunidades

"Las empresas negras y latinas a menudo parten de una desventaja financiera significativa, con menos capital disponible y menos acceso al capital de deuda, y los datos muestran que están virtualmente excluidas del espacio de inversión de capital por completo en comparación con sus pares asiáticos y blancos”, apuntó Trevor Mattos, Gerente de Investigación de Boston Indicators, el centro de investigación de la Fundación Boston, en la presentación del informe. 


Otros datos resaltan que, en Massachusetts, el 18 por ciento de los empresarios son personas de color, pero los datos de transacciones de préstamos revelan que solo el 10 por ciento de los préstamos para pequeñas empresas se destinan a vecindarios en los que la mayoría son personas de color. Además, cuando se analizaron las solicitudes del Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP por sus siglas en inglés), un programa de préstamos establecido por el gobierno federal de los Estados Unidos en 2020, encontraron que el 81% de firmas propiedad de blancos recibieron un préstamo completo, mientras que solo el 71 % de las firmas negras y latinas recibieron la cantidad total que solicitaron.

Y aquí hay varios factores. El estudio refiere que la educación y las conexiones de los emprendedores son cruciales porque determinan su formación, su entorno y hasta su sitio de residencia. Estamos hablando de que, según datos nacionales, las familias blancas tienen una riqueza familiar promedio de 188 mil dólares, en comparación los 24 mil y 36 mil para las familias negras y latinas, respectivamente. “Debido a que la riqueza promedio de las familias de color ha estado estancada durante varias décadas a medida que las familias blancas aumentaron su riqueza, la brecha de riqueza racial se ha ampliado significativamente”, subrayan. 

La disparidad en la riqueza por su origen racial, limita el acceso a los créditos de dos maneras: los empresarios de color tienen menos capacidad financiera para invertir en un negocio, y como tienen menos activos, es decir, son más pobres, con menos ahorros, son menos confiables y atractivos a la luz de los prestamistas, cuyo principal requisito para aprobar un préstamo es tener activos que te respalden. 

Algunas estrategias

Proporcionar mejoras crediticias es un punto clave.  Para los proveedores de financiamiento impulsados por una misión que ya concentran la mayor parte de sus recursos en emprendedores de color, proporcionarles una cantidad sustancialmente mayor de fondos puede impulsar significativamente la capacidad y aumentar el volumen de préstamos.  Una de las propuestas es el establecimiento de un banco público estatal que ofrezca estrategias para aumentar el volumen de préstamos a empresarios de color, especialmente porque las comunidades negras y latinas  operan en industrias que tienen menos activos o márgenes de ganancia más bajos.  

Durante la primera ronda de la Iniciativa Estatal de Crédito para Pequeñas Empresas, varios estados diseñaron programas de mejora del crédito que se enfocaron explícitamente en los empresarios de color. Massachusetts – recomienda Boston Foundation – puede aprender de esos primeros esfuerzos a medida que se despliega la nueva ronda de fondos provenientes de la Ley de Recuperación Estadounidense.

Las opciones de financiamiento como la equidad, las subvenciones y las estructuras alternativas como el crowdfunding y el financiamiento basado en los ingresos pueden ayudar a llenar las brechas en el acceso al capital. Las oportunidades podrían incluir un fondo estatal de desarrollo de empresas para hacer inversiones de capital en empresarios de color, fondos de preservación de la economía local para salvar a las empresas locales en dificultades, o fondos de subvención directa para proporcionar a los nuevos empresarios capital inicial crítico y ayudar a cerrar las brechas raciales en las tasas de emprendimiento. 

Supervisión del servicio bancario

Los reguladores estatales pueden desempeñar funciones en múltiples niveles para garantizar que el sector de financiamiento de pequeñas empresas sirva mejor a los empresarios de color, desde técnicas directas de investigación y aplicación hasta la ampliación de las evaluaciones de desempeño y la presentación de informes de datos bajo la Ley de Reinversión Comunitaria para incluir datos de raza y etnia. 

La falta de diversidad racial y étnica entre los ejecutivos bancarios y los inversores de capital es, en efecto, un problema. Los análisis más rigurosos de las diferencias raciales en las experiencias del mercado crediticio apuntan a la solvencia como la variable explicativa clave, pero esto no explica completamente las disparidades Investigaciones anteriores demostraron, por ejemplo, que los funcionarios bancarios pidieron a las personas negras que proporcionaran más información financiera personal, y ofrecieron menos ayuda y estímulo, en comparación con las interacciones con individuos blancos. 

Bajo el liderazgo de la División de Bancos de Massachusetts, se podría ampliar las evaluaciones de desempeño de la Ley de Reinversión Comunitaria y los informes de datos obligatorios en Massachusetts para incluir la raza y el origen étnico. La Ley de Reinversión en la Comunidad (CRA) es una ley federal destinada a abordar la "desigualdad sistémica persistente en el sistema financiero para las personas y comunidades minoritarias y de ingresos bajos y moderados". Sin embargo, la ley y los reguladores no consideran explícitamente la raza o el origen étnico de los clientes. Si los  reguladores bancarios lo aplicaran, esto haría que los bancos fueran más proactivos en sus esfuerzos por satisfacer las necesidades de los empresarios de color.

"Es el momento de actuar", dijo Karen Kelleher, Directora Ejecutiva de LISC Boston y copresidenta de la Coalición para una Economía Equitativa en una reseña de la presentación del evento. "Vivimos en una era en la que las desigualdades de muchos sistemas están en el centro de atención, y cuando hay recursos federales y estatales sin precedentes disponibles para abordar el daño que la pandemia ha causado de manera desproporcionada a las comunidades de color. Si nuestros líderes no actúan ahora, es una oportunidad perdida deliberadamente".


MÁS LEÍDAS

El Comité Escolar de Boston abre solicitudes para nuevos miembros

La alcaldesa Kim Janey anunció el jueves 17 de junio que se abrieron nuevas solicitudes para formar el Comité Escolar de Boston luego que dos de sus miembros renunciaran tras filtrarse polémicos mensajes de texto con carga racial. Alexandra Oliver-Dávila, presidenta,...

Baker extiende algunas órdenes relativas a la pandemia

El gobernador Charlie Baker firmó el miércoles 16 de junio un proyecto de ley que permitirá la venta de bebidas para llevar, reuniones virtuales para tratar asuntos públicos, mantener protecciones de desalojo y extender una serie de medidas que expedían con el fin del...

Ex esposa de Jeff Bezos dona $1 millón a non-profit en East Boston

ZUMIX, un centro de música para jóvenes ubicado en East Boston, recibió una donación de $1 millón por parte de la filántropa MacKenzie Scott, ex esposa del fundador de Amazon, Jeff Bezos. La organización invertirá los fondos para alcanzar una estabilidad financiera a...