Biden podría flexibilizar los impuestos en su propuesta de infraestructura

Biden enfatizó una parte diferente de su propuesta, que equivaldría a un nuevo impuesto corporativo mínimo del 15%

por | Jun 3, 2021

DUDAS. Expertos aseguran que Biden ha aplicado pocos cambios en la dinámica/EFE

El presidente Biden señaló en una reunión privada el miércoles que estaría abierto a revisiones significativas sobre el tamaño de su paquete de infraestructura y cómo se pagaría para ganar el respaldo republicano, delineando un plan para aproximadamente $1 billón en nuevos gastos financiados a través de cambios fiscales que no parecen aumentar la tasa corporativa superior.

Si bien Biden no ha abandonado su apoyo al aumento de impuestos en general, creyendo que las empresas rentables deben pagar su parte justa al gobierno, las medidas aún marcan una nueva concesión potencial en las conversaciones estancadas sobre el financiamiento para mejorar las carreteras, puentes, tuberías y puertos del país.

Mantente informado con los temas más relevantes de política, economía, comunidad latina y salud. Suscríbete aquí a nuestros newsletters.

En cuestión está el componente del plan de infraestructura original de Biden que aumentaría la tasa de impuestos corporativos del 21% al 28%, desenrollando los recortes de impuestos que el Partido Republicano adoptó en 2017. Los republicanos han descrito este cambio como un no iniciado político, ya que buscan proteger uno de sus logros bajo el expresidente Donald Trump.

En su reunión con la principal negociadora del Partido Republicano, la senadora Shelley Moore Capito, Biden planteó la posibilidad de que pudiera retirar el aumento propuesto de la mesa en un intento de negociar un compromiso, según una persona familiarizada con las conversaciones que pidió el anonimato para describirlas. El presidente todavía tiene la intención de buscar el aumento de impuestos, dijo la fuente, lo que significa que la Casa Blanca podría seguir la política fuera del debate sobre infraestructura, o en el caso de que las negociaciones bipartidistas finalmente colapsen.


En su lugar, Biden enfatizó una parte diferente de su propuesta, que equivaldría a un nuevo impuesto corporativo mínimo del 15%. Este cambio buscaría apuntar a docenas de corporaciones estadounidenses rentables que pagan poco o nada al gobierno federal anualmente, dijo la fuente. La Casa Blanca también propuso intensificar la aplicación de la ley a las corporaciones y a las personas ricas que dependen de las lagunas legales para reducir sus cargas fiscales, según la persona familiarizada con las conversaciones.

Te puede interesar: Hogan anuncia desmovilización gradual de sitios de vacunación masiva

El énfasis de Biden en estos elementos de su plan fiscal el miércoles marcó un intento de la Casa Blanca de enhebrar una delicada aguja política. Su objetivo era preservar la promesa de campaña del presidente en 2020 de no aumentar los impuestos a los estadounidenses que ganan menos de 400 mil dólares al año, mientras se aleja de la "línea roja" establecida por los republicanos que ven los recortes de impuestos de 2017 como su logro económico culminante.

Biden ha denunciado durante mucho tiempo el hecho de que algunas de las empresas más rentables del país no pagan nada en impuestos. Durante su primer discurso ante el Congreso el mes pasado, destacó que es hora de cerrar las "lagunas fiscales", instando a los legisladores a "reformar los impuestos corporativos para que paguen su parte justa y ayuden a pagar las inversiones públicas de las que también se beneficiarán sus empresas".


Cuando se le preguntó el jueves sobre la posición del presidente, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que Biden "absolutamente no" ha vacilado en su creencia de que el Congreso debería aumentar la tasa corporativa, y agregó que es una forma crítica de "pagar por una serie de propuestas audaces que ha presentado".

"Pero también echó un vistazo a estas propuestas, y a todas las propuestas fiscales que ha presentado a lo largo del tiempo, para encontrar una manera en la que debería haber pagos que, según sus resultados finales, muchos de los negociadores republicanos deberían poder aceptar", dijo Psaki.

Sin embargo, incluso con la nueva concesión de impuestos, el plan de aproximadamente 1 billón de dólares de la Casa Blanca todavía equivale a cuatro veces más de lo que los republicanos han estado dispuestos a gastar para mejorar las carreteras, puentes, tuberías, puertos y conexiones a Internet del país. Al entrar en la reunión, los líderes del Partido Republicano habían respaldado aproximadamente $257 mil millones en nuevos gastos, mientras mantenían una oposición inquebrantable a cualquier aumento de impuestos para financiar la reforma de infraestructura.

The Washington Post. Traducción libre por El Tiempo Latino.


MÁS LEÍDAS

El Comité Escolar de Boston abre solicitudes para nuevos miembros

La alcaldesa Kim Janey anunció el jueves 17 de junio que se abrieron nuevas solicitudes para formar el Comité Escolar de Boston luego que dos de sus miembros renunciaran tras filtrarse polémicos mensajes de texto con carga racial. Alexandra Oliver-Dávila, presidenta,...

Baker extiende algunas órdenes relativas a la pandemia

El gobernador Charlie Baker firmó el miércoles 16 de junio un proyecto de ley que permitirá la venta de bebidas para llevar, reuniones virtuales para tratar asuntos públicos, mantener protecciones de desalojo y extender una serie de medidas que expedían con el fin del...

Ex esposa de Jeff Bezos dona $1 millón a non-profit en East Boston

ZUMIX, un centro de música para jóvenes ubicado en East Boston, recibió una donación de $1 millón por parte de la filántropa MacKenzie Scott, ex esposa del fundador de Amazon, Jeff Bezos. La organización invertirá los fondos para alcanzar una estabilidad financiera a...