Joe Biden declara un gran desastre en Texas

La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias ha proporcionado generadores, agua potable, alimentos y otros suministros al estado

por | Feb 20, 2021

ATENCIÓN. El presidente Biden dijo que le gustaría visitar Texas, pero que no quiere ser una carga. | Foto: Efe.

El presidente Joe Biden aprobó este sábado una declaración de desastre importante para Texas, poniendo a disposición una gama más amplia de asistencia federal a fin de ayudar a los afectados por la severa tormenta invernal.

Biden ya había aprobado estados de emergencia en Louisiana, Oklahoma y Texas, luego de las severas tormentas invernales que azotaron el sur esta semana; matando a decenas de personas e inicialmente dejando a millones sin energía, calefacción o agua potable.

La declaración de Biden permite que las personas y los dueños de negocios en Texas soliciten ayuda federal de emergencia, incluidas subvenciones para viviendas temporales y reparaciones del hogar, préstamos de bajo costo para cubrir pérdidas de propiedad no aseguradas y otros programas de recuperación.

Alrededor de 80 mil clientes de servicios eléctricos en Texas permanecían en la oscuridad y sin calefacción la mañana de este sábado, cuando el estado se despertó con temperaturas de unos 20 grados. Más de 14 millones de personas en 160 condados estaban experimentando interrupciones en el servicio de agua hasta la noche del viernes, y los impactos de la tormenta se extendieron a Mississippi, Louisiana, Tennessee y más allá.

Las temperaturas están aumentando, pero el clima helado de la semana todavía está pasando factura a la infraestructura de Texas. Houston, la cuarta ciudad más grande del país, permaneció bajo un aviso de hervir agua el sábado. Gran parte de Austin, la capital de Texas, carecía de agua corriente y los funcionarios no pudieron decir cuándo podría regresar.

“Esto ha sido una cosa tras otra”, dijo el viernes el alcalde de Austin, Steve Adler (D) a CNN. “Esta es una comunidad de personas que están asustadas, molestas y enojadas”.


La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) hasta ahora ha proporcionado generadores, agua potable, alimentos y otros suministros a Texas.

Biden le dijo el viernes al administrador interino de FEMA, Robert J. Fenton Jr., que estaba listo para movilizar a otras agencias federales para ayudar a aquellos en el estado con una necesidad crítica, según una lectura de la llamada de la Casa Blanca. 

El presidente mencionó el viernes que le gustaría visitar Texas pronto, pero no quiere “ser una carga”.

A medida que Texas comienza a recuperarse de la falla de su red eléctrica, la atención se centra en si un desastre de esta magnitud podría haberse evitado y quién es el culpable de la emergencia. Es probable que el Congreso abra una investigación la próxima semana sobre qué salió mal en Texas, y se espera que la legislatura del estado lleve a cabo sus propias audiencias.

Las autoridades independientes dijeron que depende de la Comisión de Servicios Públicos de Texas, que supervisa el Consejo de Confiabilidad Eléctrica del estado, ordenar que los proveedores se preparen mejor para el frío extremo y penalizar a aquellos que decidan no hacerlo. Sin tales costos, dijeron los expertos, los proveedores de energía continuarán descuidando los preparativos, con consecuencias predecibles.

“Para ahorrar millones de dólares, los generadores no se climatizaron, y las consecuencias son que la gente ha muerto y le ha costado al estado muchos miles de millones de dólares en reparaciones de nuestras casas y edificios”, dijo Tom “Smitty” Smith, un exdirector de Public Citizen.


Las advertencias de congelamiento estuvieron vigentes para el sur de Texas hasta las 9:00 am del sábado, cuando las temperaturas matutinas bajaron nuevamente a los 20 grados. Pero el clima del estado está mejorando. Se pronosticó que los máximos del sábado alcanzarían los 60 y los 70, con mínimos nocturnos por encima del punto de congelación en los 30 y los 40.

El aumento de las temperaturas es el primer paso para la recuperación, pero sus rápidos cambios también están presionando la infraestructura. Además de reventar las tuberías de agua, el rápido calentamiento del clima puede hacer que el hielo se deslice peligrosamente de los edificios y las carreteras se agrieten.

Las escuelas públicas en varias de las principales ciudades de Texas, incluidas Houston, Dallas y Austin, permanecerán cerradas hasta el martes, mientras los miembros del personal y los padres buscan recuperarse. Algunas escuelas han servido como centros de calentamiento durante la semana.

Ante la escasez de agua, se planearon eventos de distribución en las principales áreas metropolitanas de Texas. Durante una entrevista con CNN, Adler, el alcalde de Austin, pidió al gobierno federal que suministrara más botellas de agua a medida que llegaban camiones llenos de otros estados.

Por: Marisa Iati, Kim Bellware, Brittney Martin y Amy B Wang/The Washington Post.

Emily Wax-Thibodeaux, Mark Berman, Griff Witte, Fenit Nirappil, Amy Goldstein y Derek Hawkins contribuyeron con este informe.

Traducción libre del inglés por El Tiempo Latino.


MÁS LEÍDAS