Credit: Depositphotos

Todos sentimos tensión en el cuello y los hombros de vez en cuando. Cuando estamos estresados, generalmente los hombros van hacia arriba en dirección a las orejas y el cuello se pone tenso.

Aquí algunos estiramientos fáciles de practicar que te ayudaran a relajar la tensión innecesaria que se acumula en el cuello y los hombros debido a la mala postura, o el estar sentados demasiado tiempo.

Pueden hacerse estando de pie, sentados en una silla o en una posición cómoda en el suelo.

Empieza con las manos descansando sobre los muslos, relaja los hombros y cierra los ojos. Respira profundamente por la nariz. Debe ser una respiración natural y fácil pero más profunda de lo habitual.

La manera más efectiva para relajar la tensión es profundizando la respiración. Una vez que encuentres un ritmo constante de respiración, empieza los estiramientos y respira libre y suavemente.

Empieza por alargar la columna vertebral:

• Estira los brazos por encima de la cabeza

• Entrelaza las manos y empuja hacia el cielo

• Alárgate desde la barriga, los lados y la parte trasera de las costillas

• Relaja los hombros y alárgate por la coronilla.

• Toma 8-10 respiraciones profundas.

Estira y alarga la parte trasera del cuello:

• Pon las manos entrelazadas detrás de la cabeza.

• Aprieta los pulgares en la base del hueso occipital (la cresta del cráneo).

• Aprieta el mentón hacia el pecho y trae los codos hacia las orejas.

• Manteniendo el mentón apretado contra el pecho, empuja la cabeza en las manos para estirar la parte trasera del cuello.

Toma 8-10 respiraciones profundas.

• Pon las manos entrelazadas detrás de la cabeza.

• Aprieta los pulgares en la base del hueso occipital (la cresta del cráneo).

• Aprieta el mentón hacia el pecho y trae los codos hacia las orejas.

• Manteniendo el mentón apretado contra el pecho, empuja la cabeza en las manos para estirar la parte trasera del cuello.

• Toma 8-10 respiraciones profundas.

Abre el pecho y los hombros:

Manteniendo las manos entrelazadas, abre los codos y aprieta la cabeza hacia atrás en tus manos.

• Mantén los pulgares en la base del cráneo y suavemente estira hacia arriba para alargar la parte trasera del cuello.

• Levanta desde el corazón mientras aprietas la cabeza hacia atrás y levanta los codos hacia arriba y atrás al mismo tiempo.

• Toma 8-10 respiraciones profundas en el pecho y los hombros.

Estira la parte superior de la espalda y entre los omóplatos:

• Abre bien los brazos y trae un codo sobre el otro.

• Entrelaza tus muñecas y junta tus palmas (puedes modificarlo apretando la parte trasera de las manos juntas).

• Levanta los codos lo más alto que puedas cómodamente por 8-10 respiraciones.

• Deja caer los codos y baja el mentón hacia el pecho por 8-10 respiraciones.

• Cambia de lado.

Brazos de cara de vaca (Gomukhasana)

• Estira un brazo hacia el cielo y tómate el codo con la otra mano.

• Centra el codo detrás de la cabeza. Agárralo allí y aprieta la cabeza hacia atrás, levantando el corazón hacia el cielo.

• Si puedes, alcanza la mano opuesta hacia el medio de la espalda y agarra los dedos juntos.

• Puede usar una correa o una toalla para conectar las manos y aprieta la cabeza hacia atrás.

• Toma 8-10 respiraciones profundas.

• Cambia de lado.

Termina donde empezaste. Pon las manos descansando sobre los muslos, cierra los ojos y relaja los hombros. Respira profundamente un par de veces, dejando ir el resto de la tensión con tus exhalaciones. Abre los ojos y fíjate cómo te sientes mejor. El Yoga ¡siempre funciona!

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *