Nadie entra, nadie sale. Sede de Twitter en Nueva York.
Nadie entra, nadie sale. Sede de Twitter en Nueva York.

Un despido de la empresa significa para muchos extranjeros en Estados Unidos la pérdida de su visa de residencia. Los expertos asiáticos se ven especialmente afectados

Las empresas tecnológicas estadounidenses están despidiendo a miles de empleados. Con ello, muchos de ellos pierden su visa de residencia en Estados Unidos.

Ya sea Meta, Twitter, Cisco o Lyft: las empresas tecnológicas estadounidenses están recortando gastos. El aumento de los tipos de interés y el exceso de capacidad están provocando oleadas de despidos. Sólo en noviembre, casi 46.000 empleados del sector tecnológico de EE.UU. tuvieron que abandonar sus escritorios, según gráficos del proveedor de datos layoffs.fyi.

Los despidos afectan especialmente a los empleados extranjeros. La mayoría de ellos tienen el llamado visado H-1B, un permiso de trabajo que se otorga a los empleados de la industria tecnológica. Estos visados de no inmigrante pueden transferirse de un empleador a otro, pero los titulares sólo tienen 60 días para hacerlo. Los que no consigan un nuevo empleo en esos dos meses deberán abandonar Estados Unidos.

Sin empleo, sin visa, sin futuro en Estados Unidos

«Estos despidos son algo que nunca había vivido», dice Mahir Nasir, un abogado laboralista de Nueva York que ha asesorado a miles de clientes desde 2010. En las últimas semanas, dice, muchos de los afectados lo han llamado, incluyendo empleados de Meta, Twitter y Amazon. Lo que llama la atención es que «especialmente muchos de ellos provienen de la India y otros países asiáticos».

El hecho de que la proporción de empleados asiáticos sea tan alta se debe también a la escasez de trabajadores cualificados en Estados Unidos. Esto se debe a que los visados H-1B sólo se conceden si las empresas pueden demostrar que no pueden dar los puestos de trabajo anunciados a un trabajador cualificado estadounidense.

En la India la industria espera a expertos de regreso

Durante un máximo de seis años, los titulares de este visado, del que se expiden unos 85.000 al año, pueden vivir y trabajar en Estados Unidos. Durante este tiempo, muchos solicitan una tarjeta de residencia a través de su empleador para que se les permita permanecer en EE.UU. más allá de ese tiempo. Así, quien ahora es despedido no sólo pierde su empleo, sino también la posibilidad de obtener el codiciado título de residencia.

Incluso un proceso de tarjeta verde que ya está en marcha se dará por terminado si no hay un nuevo patrocinador de visado a la vista. Pero otro problema: «Muchos trabajadores con H-1B llevan años en Estados Unidos. En consecuencia, muchos de ellos hace tiempo que echaron raíces», afirma Julia Gelatt, analista política principal del Migration Policy Institute.

«La perspectiva de tener que encontrar un trabajo en un plazo de 60 días o abandonar el país es muy estresante», dice la investigadora de inmigración.

En la India, en cambio, «muchas empresas se alegran de poder recibir de regreso a muchos trabajadores cualificados”, escribe Harsh Jain, director general y cofundador de Dream Sports, una empresa de software para deportes y juegos. Un potencial de crecimiento para la economía de la India.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *