Expertos comenzaron a buscar el componente del virus original que lo hizo más fuerte y letal que los posteriores. Foto Flicr.

Varios medios de comunicación han informado que un laboratorio de Boston University creó una nueva cepa de COVID-19, con un 80% de mortalidad, expertos desmintieron tal acusación y explicaron lo sucedido.

Investigadores de El Laboratorio Nacional de Enfermedades Infecciosas Emergentes (por sus siglas en inglés, NEIDL), estudiaron la variante Ómicron, la cual determinaron como una enfermedad menos grave que la original del virus, es por ello que los expertos comenzaron a buscar el componente del virus original que lo hizo más fuerte y letal que los posteriores.

Para este estudio realizaron comparaciones entre el Ómicron, el COVID-19 original y una combinación de estos dos últimos, la mezcla fue el objeto de polémica de hoy en día.

Los investigadores informaron que este tipo de experimentos se hace todos los días y no hay nada inusual en ello, ya que es el trabajo que se realiza para buscar vacunas o encontrar algún tipo de prueba.

Luego de que los científicos mezclaron estos dos virus, una gran proporción fue inyectada en ratones, la gravedad fue un resultado del 80% de mortalidad en estos animales.

Se determinó qué, con el virus original de COVID-19, el número de mortalidad en ratones fue de un 100%, con el Ómicron no hubo índices letales, y con la mezcla de estas dos cepas, el resultado fue de un 80%.

“Han creado sensacionalismo en el mensaje, tergiversan el estudio y sus objetivos en su totalidad”, dice Ronald B. Corley, director de NEIDL.

El doctor Caplan informó que en Los Estados Unidos, los expertos son más cuidadosos y cautelosos con este tipo de trabajo que en cualquier otro lugar del mundo.

Boston University realizó la aprobación de este estudio junto con la Comisión de Salud Pública y un comité de bioseguridad.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *