Imagen: depositphotos.com

Con la finalidad de ayudar a los estudiantes de último año a elegir las mejores escuelas en sus estados, el sitio web de finanzas personales WalletHub publicó el 17 de octubre su informe 2023’s Best College & University Rankings.

Con la primera fecha límite de solicitud de admisión a la universidad para el 1 de noviembre, y la matrícula y el alojamiento en una universidad de cuatro años que cuesta entre 23,000 y 52,000 dólares al año, WalletHub comparó más de 900 instituciones de educación superior en Los Estados Unidos sobre la base de 30 medidas clave agrupadas en siete categorías, como la selectividad de los estudiantes, el costo, planes de financiamiento y resultados profesionales.

 El conjunto de datos abarca desde la proporción entre estudiantes y profesores hasta la tasa de graduación y el salario medio después de la asistencia, y un grupo de especialistas respondieron a interrogantes, con la finalidad de que estudiantes puedan tomar su decisión al momento de elegir la institución para su desarrollo profesional.

El estudio de WalletHub señala cuales son los 10 mejores colegios y universidades de Massachusetts:

  1. Massachusetts Institute of Technology
  2. Harvard University
  3. Wellesley College
  4. Amherst College
  5. Northeastern University
  6. Tufts University
  7. Boston College
  8. College of the Holy Cross
  9. Boston University
  10. Brandeis University

Algunas de las interrogantes que respondieron los especialistas fueron:

¿Vale la pena pagar el alto precio de las universidades de la Ivy League y de otros colegios de » renombre»?

 “Depende”. Explica la Doctora Linda Serra Hagedorn, Ph.D, Professor Emeritus, Iowa State University , “para la mayoría de los estudiantes, la respuesta es “no”. Sin embargo, para aquellos que aspiran a asistir a una institución de élite para obtener un título de posgrado, un título universitario de la Ivy League puede ofrecer una mayor probabilidad de aceptación”.

Según la doctora Linda Serra para quienes deseen entrar en política o aspirar a un puesto de élite en empresas multinacionales como Google, Facebook y otras, el renombre si es importante. Sin embargo, para la mayoría de los estudiantes que buscan un título de bachillerato, no es necesario un premio de una Ivy League. “Un buen promedio de calificaciones en la licenciatura, un buen ensayo de solicitud y un título de una institución postsecundaria sin fines de lucro plenamente acreditada pueden hacer que la mayoría de los estudiantes ingresen en las facultades de medicina, las facultades de derecho y los programas de posgrado de la mayoría de las instituciones que otorgan títulos”. Agregó.

El Profesor asociado emérito de la Indiana University Bloomington, y antiguo director de la Encuesta National Survey of Student Engagement, Alex McCormick señala que esta no es una simple pregunta de “sí o no”, también indica que una parte sustancial de los estudiantes de esas escuelas recibe ayuda financiera, proporcionada por las propias instituciones y parcialmente financiada por los estudiantes que pagan el precio completo. El profesor Alex dice que el costo real para los estudiantes puede variar mucho.

McCormick se refirió a que el término “vale la pena” es complicado, este puede referirse a los beneficios de la educación, del mercado laboral, al acceso a los estudios de posgrado, al derecho a presumir y al aumento del ego, o a una combinación de todo ello. Señaló que no hay muchas pruebas de que confieran grandes beneficios educativos frente a otras escuelas, pero también se debe tener en cuenta la retención. Las escuelas privadas y selectivas (públicas o privadas) tienden a retener a sus estudiantes en tasas más altas, por lo que esos estudiantes tienen muchas más probabilidades de graduarse.

“Pero hay pruebas bastante sólidas de que la calidad de la experiencia educativa varía mucho más entre los estudiantes que entre las universidades. Es una cuestión de cuánto están dispuestos los estudiantes a invertir en la experiencia y a aprovechar las oportunidades educativas disponibles” Manifestó McCormick.

¿Qué consejos tiene para un estudiante que quiera graduarse con una deuda mínima y grandes perspectivas de trabajo?

 “Una gran vía es entrar en el mercado laboral justo después de la escuela secundaria y trabajar para una organización que tenga un programa de remisión de la matrícula o un programa de asociación universitaria. Esto permitiría al estudiante ganar dinero mientras va a la escuela, que es pagado por su lugar de trabajo, y luego trabajar su camino en la organización mientras están en la estudiando”. Dijo Corey Seemiller, Ph.D. – Profesora, Wright State University.

¿Debe la universidad ser gratuita? ¿De qué otra forma podemos trabajar para que la universidad sea más asequible?

La profesora y directora del Departamento School of Education and Information Studies, University of California, Los Ángeles Cecilia Ríos-Aguilar dijo: “Sí, los colegios comunitarios deberían ser gratuitos como primer paso hacia un modelo gratis que incluya también a las instituciones públicas de 4 años, además, el gobierno federal y los estados deben incentivar a las universidades que encuentren formas innovadoras de hacer que la universidad sea más asequibles”.

“Me encantaría que la universidad fuera más asequible, pero eso sólo ocurrirá si el público valora la educación superior y está dispuesto a financiarla. No veo que eso ocurra en un futuro próximo. Las instituciones privadas, por definición, no están financiadas por el estado, por lo que nunca serán gratuitas”. Señaló Lisa Wolf-Wendel, Ph.D. profesora, decana asociada de investigación y estudios de posgrado, The University of Kansas.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *