Un grupo de casi 50 migrantes de Venezuela que volaron a la isla de Martha's Vineyard Massachusetts, el 14 de septiembre. Foto de Jehovagni Santana.

Los 49 migrantes venezolanos que fueron trasladados el 14 de septiembre a la isla turística de Martha’s Vineyard en un vuelo ordenado por el gobernador de Florida, Ron DeSantis, fueron declarados por el alguacil del condado de Bexar, Javier Salazar, como “víctimas de un crimen”, lo que les abre el camino para obtener una visa y quedarse en Los Estados Unidos.

En un comunicado emitido este jueves por la oficina del alguacil de Bexar se explicó que “sobre la base de los testimonios de los migrantes transportados bajo promesas falsas, se investiga el caso como posible arresto ilegal”.

Una pequeña victoria 

Una de las abogadas que brinda apoyo legal a los migrantes en Massachusetts, Rachel Self, declaró en la radioemisora WGBH de Boston, que la decisión del alguacil forma parte de las solicitudes para que estas personas reciban visas tipo U.

Las visas tipo U están dirigidas a quienes son víctimas de crímenes o fueron testigos de un hecho criminal. Salazar afirmó que su oficina presentó ante los tribunales federales “para asegurar que los migrantes estén disponibles como testigos durante la investigación”.

La directora de la organización Unión de Libertades Civiles (ACLU en inglés) en Massachusetts, Carol Rose, sostuvo que la certificación hecha por Salazar “es un reconocimiento del daño hecho” a sus clientes “y un paso crucial para ayudarles a que se abran camino”. Sentenció que “los migrantes son seres humanos y no fichas políticas”.

Un reconocimiento a Massachusetts

Rose resaltó la labor de Massachusetts en el trato que ha ofrecido a los venezolanos enviados por DeSantis desde Texas.

Sobre los hombros del gobernador DeSantis pesan además de la investigación de Texas, tres demandas en cortes. En la última se le exigió hacer que sean de dominio público todos los detalles de los vuelos de migrantes.

El Departamento del Tesoro también anunció una investigación para determinar si el republicano usó de forma inapropiada los fondos de ayuda para la pandemia del COVID-19 para los vuelos.

DeSantis se convirtió en el tercer gobernador republicano en enviar migrantes hacia las ciudades santuarios del país; antes que él lo hicieron sus homólogos en Texas, Greg Abbott y en Arizona Doug Ducey.

Fuente principal de la noticia: EFE

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *