Esta es la foto de la mujer que presuntamente se llama Perla, cuando daba instrucciones a un grupo de migrantes, momentos antes de abordar uno de los aviones que los trajo a Martha´s Vineyard.
Esta es la foto de la mujer que presuntamente se llama Perla, cuando daba instrucciones a un grupo de migrantes, momentos antes de abordar uno de los aviones que los trajo a Martha´s Vineyard.

Perla sería la mujer latina que la mayoría de los migrantes venezolanos que llegaron a Martha´s Vineyard, reconocen como la persona que los reclutó afuera de un Mc Donalds en San Antonio, Texas, con falsas promesas de trabajo, viviendas y ayuda monetaria para traerlos a Massachusetts. Aseguraron que quienes accedieron al pedido de Perla, los hospedaron en un hotel, les regalaron tarjetas de 10 dólares para comer. “Me engañaron a mí por una tarjeta de Mc Donalds de 10 dólares, en el hotel firmé un papel como un soporte, se ve que fue premeditado, no te dijeron firma aquí porque quiero tener un aval”, expresó uno de los migrantes venezolanos que para cubrir su identidad omitimos su nombre, quien puntualiza que la firma lograda fue para tener ellos -quienes los trajeron a Massachusetts- un respaldo de que estaban de acuerdo con todo el procedimiento que hicieron.

El Planeta tuvo acceso a una fotografía que fue tomada por uno de los migrantes antes de abordar el avión el miércoles 14 de septiembre que revela el rostro de la supuesta Perla y un audio que presuntamente ella le envió a un migrante cuando arribaron a la isla, donde les pide tranquilidad y que no se preocupen. “Diles que se mantengan tranquilos, se tienen que encargar de ellos, más que ahorita se están preparando, diles que se mantengan tranquilos, allí los van a cuidar y allí están los números de la iglesia, que llamen a la iglesia”, termina el audio.

https://elplaneta.com/wp-content/uploads/2022/10/AudioPerla.ogg
 El Planeta tuvo acceso a un audio que presuntamente Perla le envió a un migrante cuando arribaron a la isla, donde les pide tranquilidad y que no se preocupen.

Los 50 migrantes venezolanos llegaron a la exclusiva isla el miércoles 14 de septiembre, luego que el gobernador republicano de La Florida, Ron DeSantis, los envío como parte de su plan para reubicar a inmigrantes indocumentados en los llamados estados santuario como Massachusetts y por estar en contra de la política migratoria del presidente Joe Biden, como lo ha expresado públicamente.

“Fui abordado por unas personas que estaba allí las cuales me ofrecieron trabajo, estabilidad, casa, me trasladaron a 45 minutos del refugio de San Antonio y allí nos mantienen por 3 días, me dieron un papel para firmar y nos entregan una tarjeta de Mac Donalds y al otro día a las 5 de la mañana ya estábamos saliendo para un aeropuerto, mi sorpresa fue que nos trasladan hacia un hangar donde están los dos aviones, nos subimos, el avión aterrizó dos veces antes de llegar a Martha´s Vineyard esa tarde”, manifestó el mismo migrante.

¿Cuándo usted dice hablaron, me ofrecieron, quién fue, una mujer que se llama Perla? Si fue una mujer que se llama Perla. “Ella tenía un trabajador que nos explicó la situación, de lo que podíamos lograr allá y yo dije que sí, con la necesidad que tú tienes y todo el que tiene hambre y le ofrecen comida va a decir que sí, bajo esas necesidades que tengo, si vine sin nada, qué puedo perder yendo para allá, y mi sorpresa es que cuando llegamos a la isla era un espejismo, no había nada”, aseveró.

¿Cuándo usted se subió a uno de los aviones sabía hacia dónde iba?

Yo personalmente me enteré en el aire cuando me entregaron una carpeta roja con una información que decía de todo lo que nos iban a dar, la plata, pero resulta que el folleto es para las personas que ya tienen residencia, no para nosotros que estamos entrando al país de una manera tan irregular como la que yo entré.

Asegura que cuando llegaron a Martha´s Vineyard fueron recogidos en el aeropuerto por dos camionetas que los llevaron a una casa donde supuestamente los iban a ayudar, la señora no sabía nada y el chofer que los trasladó salió apresuradamente, sin dejar la opción para que les explique. “Nos dejaron votados allí y se fueron, a mi me dejaron a una cuadra del refugio”, indicó.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *